Las Tunas, Cuba. Miércoles 25 de Abril de 2018
Home > Plano detalle > Gastronomía privada y estatal, ¿los buenos y los malos?

Gastronomía privada y estatal, ¿los buenos y los malos?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Gastronomía privada y estatal, ¿ángeles y demonios?

El restaurante 2007 demuestra que en el sector estatal este tipo de centro puede lograr altos niveles de calidad.

Desde hace algún tiempo en la provincia de Las Tunas se incrementan las opciones para degustar de buenas ofertas gastronómicas, a partir de la apertura de varios restaurantes no estatales; una alternativa de importancia crucial para el disfrute de la población tras la apertura de nuevos modelos de gestión económica del país.

La aparición de los nuevos recintos genera un nuevo nivel de competencia para los servicios estatales, al disponer los privados de mejores propuestas en materia de servicio. El fenómeno genera mayor competitividad, gracias a factores imprescindibles en la búsqueda de clientes como la propia imagen y la promoción de los locales por vías diversas, que llegan incluso a las redes sociales.

Y el asunto no es catalogar de buenos y malos, porque si bien es cierto que al sector estatal le queda mucho por mejorar en sus restaurantes, prevalecen espacios que se mantienen en la preferencia de los comensales. El 2007 resulta uno de ellos que a pesar de sus varios años de construido, mantiene una imagen renovada y con precios al alcance de todos.

Del otro lado no siempre la calidad de los particulares va acorde incluso con los precios de sus cartas y menú. Aunque sin dudas, prevalece una diferencia entre ambos que merece la pena una reflexión, y la búsqueda de algunos porqués.

Pongamos algunos ejemplos: la ambientación en los privados es más acabada, cuenta con una propuesta estética más acogedora.

Por lo general la higiene en las mesas, manteles, y los pisos del local resulta una constante. El servicio de los denominados paladares en la mayoría es de calidad aceptable, existe además una relación profesional entre el dependiente y el cliente, donde el slogan que permite a este último tener la razón se pone mayoritariamente en práctica, y por tanto, la estancia se hace agradable.

Acápite vital es la variedad de ofertas.

Puedes encontrar platos bien decorados que incitan al consumidor más exigente. Muchos de ellos elaborados por chef con vasta experiencia, quienes aportan un sello inigualable al establecimiento.

Y si esto se logra en el sector no estatal, ¿qué impide a algunas cafeterías, bares, restaurantes del Estado hacer algo similar? Colegas y personas en las calles sostienen que la razón fundamental resulta las formas de pago a sus asalariados, pues en los privados se manejan cifras de remuneración altas, mientras del otro lado no.

Sin embargo, considero que aunque es cierto este vital factor, pues ya conocemos sobre las funciones de estímulo del salario, predominan otros factores que influyen sobremanera. Por ejemplo, el sentido de pertenencia.

Tras lel presupuesto socialista de dejar los medios de producción en manos de la mayoría, lo cierto es que el sentido de pertenencia ha caído, en ocasiones,  en saco de nadie. Entonces la responsabilidad y preocupación de un capitán que lleve a la tripulación a puerto seguro queda como el tema de Buena Fe , y La culpa…que no la tiene nadie.

Podríamos agregar que si la mayoría de los productos, se encuentran en un supuesto mercado mayorista que brinda el estado, cómo es posible que en los privados encontremos ofertas que difieren con las  de algunos restaurantes estatales. Tema este engorroso y que necesita de miradas e investigaciones más profundas.

Y hablaba de estética antes, porque a la verdad no entiendo. ¿Poseen los privados una magia especial para mostrar sus comidas con tanto colorido y decoración que parecen obras de arte? Creo que no. Se llama creatividad, y ganas de ganarse al cliente.

Incluso a veces la mayoría de los casos están igual escasos de recursos, solo cuentan con la convicción de que comemos más con los ojos que con la boca.

Si bien es cierto que los precios son muy elevados para el salario medio de los cubanos, no debemos olvidar que estos sitios no son lugares de primera necesidad. Por desgracia, casi podríamos llamarlo un lujo, el hecho de acudir a los mismos.

Pero el tema va más allá de defender a los restaurantes privados o paladares, prefiero tomar las ideas positivas de administración y de mercado que poseen sus dueños, formas de gestión y adaptarlos a los estatales. Muchos de los estatales tienen condiciones en cuanto a local, infraestructura, personal de apoyo y buenas ideas. Pero no es suficiente. Faltan las ganas de hacer y la visión de futuro, en una provincia que mira lejos, pero que requiere revisarse por dentro en aspectos como este.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Telma Machado Escanio

Telma Machado Escanio. Graduada de Periodismo en la Universidad Ignacio Agramonte, de Camagüey.

9 comentarios

  1. Magnífico análisis, lo que sería muy útil que fuera tomado como análisis por aquellos responsables por los restaurantes y cafeterías estatales. “La culpa…que no la tiene nadie” demuestra lo poco que ha funcionado durante décadas la teoría de que el pueblo es el dueño de todo, de sus medios de trabajo….en fin, algo que sabemos por experiencia propia que nunca ha funcionado pues para aquellos que trabajan en lo estatal, vendan /produzcan o no, tienen su salario garantizado sin importarse con lo que se aporta a la economía y sobretodo, la satisfacción de la población/clientes o usuarios como quiera llamárseles. Entonces qué conclusión podría sacarse de ello??? En mis últimas vacaciones en la isla visité varias veces el Reymar, en el horario de desayuno y me sorprendió la calidad de la oferta (café con leche, dígase de paso, leche, leche, (2,00 pesos cup) buen pan, tortillas, huevos revueltos, jamonada, … en fin, todo de calidad por un precio, diria yo risible. No había nadie, le pregunté a la camarera el porqué y solo supo decirme que en Las Tunas no había costumbre de desayunar fuera de casa. Espero y deseo que el análisis en este artículo invite a muchos a ponerse las pilas, remagarse las mangas, tomar todo lo positivo de lo privado en este sentido y aplicarlo, por qué no, a los establecimientos estatales. Saludos

    • Telma Machado Escanio

      Jge gracias por su comentario…Ojalá y así sea, y mejore la calidad en nuestros servicios..Al final ese es el objetivo que se persigue con los trabajos, más que la crítica, las sugerencias para mejorar en calidad…Saludos.

  2. Es indudable que cada día se produce un espacio mayor entre la gastronomía privada y estatal y los elementos fundamentales que lo originan en mi opinión, obedecen a varias razones entre ellas el salario diferente que se devenga,la falta de organización y de control sistemático por parte de los administradores de los establecimientos estatales y la deficiente atención hacía sus trabajadores. Todo ello provoca la falta de compromiso del trabajador y el desarrollo de una cultura de indeferencia ante la calidad de su trabajo y del prestigio de su entidad en general.
    Nada podrá justificar jamás que por lo general la higiene en las mesas, manteles, y los pisos del local resulta una constante mejor en los establecimientos particulares.Lo que hace falta es motivación y amor por el trabajo, poner en práctica la iniciativa creadora y buscar la excelencia en el servicio donde trabajadores y administraciones jueguen el papel que le corresponde para competir con el sector privado.

    • Es a lo que aspiramos, que mejoren las condiciones de nuestras entidades estatales porque recursos poseen para eso…Solo un poco de motivación y amor como dice es lo que falta…Aunque en algunos restaurantes estatales de la provincia de Las Tunas se observan mejoras en los servicios, solo falta que se haga extensivo y constante.

  3. A mi modo de ver, los particulares piensan como capitalistas. Y no es que el capitalismo sea malo, al contrario, prioriza la atencion al cliente, este tiene la razón siempre, y sobre todo, si no le brinod una buena atención, este no regresa mas y por lo tanto dejo de ganar dinero. Pero en los negocios del estado, es muy diferente, al trabajador le da lo mismo si reclamo o no como cliente, le da lo mismo si te atiendo bien o no. Para los trabajadores estatales, yo creo que estan haciendo un favor al atenderte. Ojalá algunos puedan salir a algunos paises del area y ver como se trata al cliente. Aunque hay clientes que se creen superiores y dejan muchos que desear.
    En el caso del restaurante 2007, si bien es el mejorcito de los estateles, pudiera ser mejor. Por ejemplo, como es posible que yo no pueda entrar a almorzar porque no tengo reservacion? Esto pudiera mejorar, encuentro bien lo de la reservacion, pero esto no puede ser un impedimento para que el que no tenga una no pueda disfrutar.

    • Aunque coincido en algunas cosas contigo hackerman, prefiero dejarlo a la investigación porque no en todos los casos encontramos trabajadores estatales que nos atiendan mal ni privados que lo hagan siempre bien…Lo que si pienso es que debería mejorar el servicio gastronómico de manera general para el bien del pueblo, que en fin, es su objeto social. Gracias por los comentarios.

      • Exacto. Ese es el objetivo, que mejore el servicio gastronómico para el bien del pueblo. Una sugerencia Telma, ud. pone un ejemplo de un restaurante estatal con calidad del servicio aceptable (aunque coincido con hackerman en que podría ser mejor) sin embargo no cita ningún ejemplo de uno no estatal. Yo, por ejemplo visité Toledo’s (en el boulevard de la calle Francisco Vega) y consumí un “taco” de camarones, para serle sincero la calidad no me pareció nada buena y el precio bastante elevado. El trato, normal, sin esa excelencia a la que se alude en el artículo. Yo si pienso que la remuneración de los trabajadores es determinante, también influye el asunto de la dualidad cambiaria y monetaria, pero coincido con ud. en que ambos sectores, son susceptibles de mejoría en nuestra querida ciudad.

        • Telma Machado Escanio

          Es cierto lo que dices Yorkis, pero aunque no puse ejemplos de los privados, sí mencione que hay algunos que no coincide la calidad con el precio…La idea es que ambos mejoren y tomar lo positivo de ambas formas..Gracias por comentar.

        • Ejemplos de no estatales, te puedo comentar que PizzaNova, empezó super bien, pero ha decaido en la calidad, atención y servicio. Sin embargo, a mi modo de ver no es el caso de PizzaPlus. Pero te puedo decir, que cualquier negocio o paladar en la playa, especificamente en La Herradura, es mejor que cualquiera en la ciudad. A mi modo de ver, son mas sencillos en cuanto a la instalacion, pero la atencion es de primera al igual que los productos y la elaboracion de los mismos

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


4 × = treinta seis