Centro de entomófagos y entomopatógenos de empresa agropecuaria consolida su labor en favor de los cultivos varios
El centro ya cuenta con el personal capacitado para desarrollar un trabajo de calidad. (FOTO del autor).

Centro de entomófagos y entomopatógenos consolida su labor en favor de los cultivos varios

Las Tunas.- Con la entrega de productos biológicos como la Trichoderma y la Trichogramma el Centro de Reproducción de Entomófagos y Entomopatógenos (CREE) de la comunidad de Barranca, a unos 10 kilómetros de esta ciudad, contribuirá a la producción de alimentos de la empresa agropecuaria del municipio de Las Tunas, mediante el control de plagas y enfermedades en los cultivos.

Ya en los meses finales de 2020 se lograron producciones superiores a los 500 kilogramos de trichoderma, un hongo antagónico que se utiliza para tratar el suelo y evitar otros hongos en los cultivos como el frijol, tomate y pimiento, y con el incremento de la producción hasta una tonelada por mes, se amortiguará la carencia de abonos químicos, que no se pueden importar por el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba.

Yurixander Escalona Osorio, director general de esa empresa, dijo que después de meses difíciles por la carencia de fuerza de trabajo ya se reorganizan los recursos humanos y hay una nueva dirección en el centro lo que ya posibilita mayores producciones.

«Contamos con el completamiento del personal y la dirección del CREE, aspectos en los que teníamos debilidades. Ya tenemos a una directora del centro con preparación y conocimientos, y ha logrado la organización de la entidad, lo cual permitirá un aumento de los niveles productivos. La perspectiva es llegar a producir una tonelada de trichoderma y abrir otras líneas para seguir combatiendo con medios biológicos las plagas y enfermedades dada la escasez de productos químicos que tiene el país», dijo Yurixander.

El centro trabaja para llegar a cuatro líneas de producción, especialmente de Trichogramma, un insecto con demostrada efectividad en el control de plagas de otros insectos perjudiciales, entre los que se encuentran la polilla de la col, la palomilla del maíz, la primavera de la yuca, y el gusano de los melones, calabazas y pepinos.

La provincia de Las Tunas, como toda Cuba carece de fertilizantes, nutrientes y plaguicidas, lo cual afecta la producción de alimentos, por lo que esos productos biológicos adquieren un mayor valor para la agricultura, a los que se unen otros medios biológicos como plantas repelentes, el policultivo, los microorganismos eficientes y trampas de captura.

Ese centro dispone de una moderna tecnología con autoclaves, hornos y otros equipos eléctricos, además de bandejas, estantes, recipientes y el sistema de ventilación.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Veneno que salva

Miguel Díaz Nápoles

Más ciencia al servicio de la agroindustria azucarera en Las Tunas

Esnilda Romero Mañas

Crean plataforma digital con servicio climático para la agricultura cubana

Esnilda Romero Mañas

Escribir Comentario