Alegría por la vida y por Papá

Alegría por la vida y por Papá

Aunque al padre siempre se le asocia con la fuerza, las tareas más duras, el que busca la comida y otros juicios preconcebidos, la palabra Papá encierra mucha ternura.  No en vano esa sílaba repetida es el primer sonido que articulan muchos de nuestros niños; incluso, antes de llamar a quien los trajo al mundo.

Y es que el amor a la figura paterna no entiende de quién hizo una cosa o quién hizo la otra; lo importante está en sus brazos fuertes que cargan y acarician; en su rostro que, con pelos o no, se aferra a la barriga infantil en un juego de cosquillas que siempre hace reír a las dos partes.

Papá casi siempre es el que quita el castigo de una mamá enojada, el que saca al niño a pasear, el que arma los primeros juguetes rústicos y el que se sobrepone al cansancio de su trabajo o sus años para salir al sol a tirar una pelota, a jugar a las bolas o a enseñar a tener equilibrio en una bicicleta.

A los padres se les ve nerviosos y preocupados en un cuerpo de guardia de hospital, atentos al reloj para llegar a tiempo a la escuela, peinando trenzas a sus niñas, haciéndoles un jugo, y hasta en los alrededores de las aulas cuando hay exámenes finales.

Con el paso de los años los papás se convierten en abuelos y se repiten las rutinas, quizás hasta con más dedicación pues ya no hay apuros cotidianos; más bien sobra el tiempo.  Y vuelven los juegos de mesas, los arrullos, el dulce escondido para cuando lleguen los nietos; y se reinventa el amor.

Para ellos siempre seremos sus pequeños, aunque un día se iguale la estatura y luego, se nos hagan más chiquitos.  Y la vida, implacable, nos cambiará los roles para que los hijos llevemos de la mano a nuestros padres, les demos los alimentos y nos pongamos nerviosos en un cuerpo de guardia de hospital.

¡Abrazos y besos! ¡Alegría por doquier! Aunque la Covid-19 imponga distancias físicas, celebremos hoy por el amor, por la vida y por papá.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Mastrapa y su madera de mambí

Miguel Díaz Nápoles

Las Tunas, ciudad que desafía el tiempo

Tania Ramirez

Señora de 98 años recorre su país y el mundo con vitalidad: la Radio Cubana

redigital

Escribir Comentario