La locura más cuerda de Norberto Pena Peña, ir a Italia a vencer a la COVID-19
Norberto, en lucha contra el monstruo en Italia. (FOTOS cortesía del entrevistado).
Tuneros por el mundo

La locura más cuerda de Norberto Pena Peña, ir a Italia a vencer a la COVID-19

Las Tunas.- Pocas veces hubo tanta cordura como cuando hace tres noches atrás el enfermero Norberto Pena Peña, uno de los cuatro profesionales de la salud de Las Tunas que está hoy en suelo italiano, se dijo: Que loco yo soy, mira donde estoy metido, con el monstruo, la COVID-19 está aquí y tengo que cuidarme.

Fue el pasado domingo, justamente cuando cumplió una semana de inaugurado el Hospital en el que trabaja junto a otros 38 cubanos en la región de Piemonte, en Turín, Italia; eran más o menos las 3:00 de la madrugada cuando el especialista en cuidados intensivos hacía un recorrido para observar a los pacientes, que son 50, algunos dormían, otros no, y él pensaba en estas cosas, en la sana locura de dar el paso al frente.

La locura más cuerda de Norberto Pena Peña, ir a Italia a vencer a la COVID-19
“En esas cabañitas nos quitamos la ropa de calle y nos ponemos piyamas”.

Cuando la Agencia Cubana de Noticias (ACN) le contactó hacía una hora que había salido de la zona roja, eran exactamente las 2:04 de la tarde en Turín, seis horas menos en Cuba, él tomaba un descanso acostado en una especie de catre en un extremo de la nave gigante, en el otro están los pacientes positivos al nuevo coronavirus.

Norberto dice que el sacrificio de dejar su Hospital Guillermo Domínguez, en el norteño municipio de Puerto Padre, para ir a vencer a la COVID-19, no le da miedo, aunque a veces le ronden la cabeza las cosas de hace tres noches atrás, y cuenta que mientras ayuda a los pacientes a ir al baño les dice que es cubano y algunos se asombran, y dicen en su idioma ¡Que bueno, Cuba!

La locura más cuerda de Norberto Pena Peña, ir a Italia a vencer a la COVID-19
Con su familia.

El enfermero intensivista se siente victorioso, los que permanecen área roja adentro sobrepasan la mayoría los 60 años, y están todos estables, ninguno grave.

Para él, haber estado en Angola en el año 1985, en Zimbabwe en el 2008, en Sierra Leona en 2014 en la lucha contra la pandemia del ébola y en Bolivia hace menos de un año, son datos que a la ACN le pudieran interesar, pero en verdad son la confirmación de que el sistema de salud pública en el territorio lo cuenta entre los mejores.

Envía otra foto y agrega, en esas cabañitas nos quitamos la ropa de calle y nos ponemos piyamas, antes de entrar existe un local donde te colocas el traje y demás aditamentos, luego viene la revisión de los doctores epidemiólogos que nos ayudan a vestir correctamente, y comienza la pelea.

Como parte de la segunda brigada médica en Italia, les recibió la Agencia para el Intercambio Cultural y Económico con Cuba y la Brigada Gino Doné, desde ese momento la Henry Reeve se acopló a un protocolo inviolable para hacerle frente a la enfermedad en esta región, una de las más afectadas por el SARS CoV-2 en el país europeo.

Pienso que aquí demore en que se controle la propagación de la COVID-19 porque no se hace pesquisa, significó Pena Peña, por eso la Brigada ha sugerido que podemos también ayudarlos en esta labor y están muy contentos, ahora estamos esperando las decisiones porque trabajamos unidos y eso implica una transformación de sus procedimientos.

La comunicación aquí entre nosotros es espectacular, define, la buena acogida de los locales se suma a la compañía de otros dos del terruño, el epidemiólogo René Aveleira Cutiño y el joven intensivista Karel Peña González; ellos tres, y Eduardo Brito, en Lombardía, completan la nómina de Las Tunas en Italia.

Otras fotos hablan de su esposa, la cual se sorprendió con la noticia de que se iba a esta misión tan riesgosa y aun así le dijo que lo apoyaba, y de su niña de siete años; otros mensajes de texto y de voz cuentan de su mamá que tiene 83 años, y Norberto marca el compromiso para que la ACN le envíe este trabajo para que ella lo vea.

Casi al final, el intensivista sella la cita virtual con un singular mensaje: “le envío un abrazo sin corona, y nos vemos en Las Tunas, regresaremos con el deber cumplido”.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

El Checo o Makori, un médico de Las Tunas en Kenia

Danielle Laurencio Gómez /ACN

Olia, doctora tunera en el Reino de Arabia Saudita

Yenima Díaz Velázquez

Yaisemys y el altruismo cubano en África

Miguel Díaz Nápoles

Enviar Comentario


siete + 6 =