El Checo o Makori, un médico de Las Tunas en Kenia
Makori junto a un niño de Kenia. (FOTO/ Cortesía del entrevistado).
Tuneros por el mundo

El Checo o Makori, un médico de Las Tunas en Kenia

Esta no es la historia de un profesional de la salud cubana que fue a otro país a enfrentar a la COVID-19, estas son las vivencias de Alberto Felipe Rigñak Vaz (El Checo), cirujano plástico de la provincia de Las Tunas que está en Kenia, para quien despertar en África más que un reto, es un sueño hecho realidad.

Corría el mes de junio de 2018 cuando llegué a Kenia como parte de un grupo de 100 colaboradores cubanos especialistas en medicina general integral y otras áreas de la atención hospitalaria, cuenta el tunero vía WhatsApp a la Agencia Cubana de Noticias a propósito de celebrarse hoy el Día de África.

«De inmediato nos distribuyeron por provincias y me acompañó la dicha de permanecer en Kisii -capital del condado homónimo, ubicada a 237 kilómetros de Nairobi- junto a otros tres colegas del terruño.

«Antes recibimos un entrenamiento en una prestigiosa escuela gubernamental y realizamos un recorrido por parques nacionales y el Museo de Kenya, lo cual cuenta como una experiencia impresionante.

«Estoy ubicado en el Hospital de Kisii, de referencia en la región sobre todo por su función docente; soy el único cirujano plástico en los alrededores y esto pone bajo mi responsabilidad a más de cuatro millones de personas, aunque he atendido a pacientes de casi todos los lugares, esfuerzo que se traduce en motivaciones para enfrentar cada labor de quemados o traumatología».

Al principio el recelo normal por la presencia de un médico blanco en este lugar no fue fácil, pero se impuso nuestro deseo de hacer el bien y al mes ya no me llamaba Alberto, sino Makori, que en su dialecto significa que ando rápido por el camino, expresa con orgullo».

Directamente desde Jobabo, al sur de Las Tunas, al Checo le enamoró de África la familiaridad de los lugareños, su alegría, su respeto hacia Cuba y al Comandante en Jefe Fidel Castro, al mismo tiempo que le impresionó cuánto saben de la historia y de las luchas comunes de ambos pueblos.

«Son gente humilde, trabajadora y muy religiosa, además de que sus costumbres las respeto y comparto, me comporto como uno más; hablo un poco inglés y suajili (idiomas oficiales en Kenya) y en el hospital ya hay quienes hablan un poquito español por mí».

Confirma que Kenia, a diferencia del África que muchos imaginan, tiene un nivel más alto de desarrollo que varios países del continente, lo cual se observa en las instituciones de salud, públicas o no, donde existen condiciones para el trabajo y las relaciones con los kenianos son excelentes.

De los especialistas de aquel país, considera que son muy competentes, aunque se carece de la mayoría de las especialidades que hay en Cuba; el servicio de salud no es gratuito y falta mucho por hacer en la atención primaria.

Comenta que a pesar de estas diferencias, lo que más le ha impresionado es  ver morir a la gente por falta de recursos, o porque no luchen hasta el final.

«Aquí he aprendido a estar solo en medio de situaciones complejas, de circunstancias familiares y personales muy duras, y he aprendido a crecerme; al inicio de la pandemia por el nuevo coronavirus muchos preguntaron si los cubanos se iban, y al vernos juntos en esta lucha agradecen y desean lo mejor, manifesta.

Un mensaje en español, inglés y suajili basta para saber que para El Checo o Makori no hay mayor agradecimiento que caminar por la ciudad y que el pueblo keniano le reconozca a él y a los otros médicos cubanos, o simplemente les digan gracias o Dios te bendiga.

Eso, y un asante sana -muchas gracias en su idioma- bastan hoy para homenajear al África y decir que más que un reto, es un sueño despertar en esa tierra linda.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Cazador de fortunas contra la COVID-19 en Perú desmiente campaña denigrante hacia médicos cubanos

Danielle Laurencio Gómez /ACN

Olia, doctora tunera en el Reino de Arabia Saudita

Yenima Díaz Velázquez

Yaisemys y el altruismo cubano en África

Miguel Díaz Nápoles

Enviar Comentario


ocho × 4 =