Un oasis cubano en el desierto del Sahara
Yoania, con dos recién nacidos, una escena cotidiana. (FOTOS cortesía de la entrevistada).
Tuneros por el mundo

Un oasis cubano en el desierto del Sahara

Desde uno de los territorios de Argelia ubicado en el desierto del Sahara, donde las temperaturas extremas, la cultura árabe y la religión musulmana matizan su esencia, laboran 25 médicos cubanos en un hospital materno.

En ese lugar donde todo se vuelve desconocido si se compara con Cuba, llega la vida gracias a especialistas de la salud de esta Isla del Caribe. Yoania Reyes Barbán es parte de este equipo. Sus fotos en las redes sociales hablan por sí solas de “lo humano de su labor”. En sus brazos sostiene recién nacidos casi todos los días y los muestra al mundo siempre con el orgullo de una madre.

Un oasis cubano en el desierto del SaharaMuchas han sido las experiencias de esta tunera en el país argelino, algunas de las más importantes han ocurrido en la sala de neonatología pero otras tantas fuera de esta área.

“La labor que desarrollamos en el área de terapia intensiva es muy fuerte por la cantidad de nacimientos que asistimos al día. En una ocasión tuve que realizar un parto en un carro frente a la maternidad, porque el bebé ya venía y no teníamos tiempo, no tuve otra opción. Sufrí al ver a la embarazada en esas condiciones. Sus hijos y familiares presenciaron aquello. Pero todo salió bien gracias a Dios”.

En audio

Ir a descargar

Yoania en las conversaciones vía WhatsApp relata algunas de las costumbres de Argelia que más contrastan con las suyas.

“Existen muchas diferencias entre el cubano y el argelino. Principalmente en el caso de las mujeres pues deben usar prendas de vestir más conservadoras, no pueden mostrar el cabello. Las casadas usan un paño para cubrirse hasta los ojos. A veces no reconocemos ni a las que trabajan cada día con nosotros. Nos quieren mucho pero somos diana de las miradas de recelo por nuestras indumentarias, aunque siempre hemos sido respetuosos. No usamos ni pesqueros, ni shorts, ni sayas como en Cuba y tratamos de estar siempre en coherencia con sus tradiciones”.

Un oasis cubano en el desierto del SaharaYoania comparte algunas de sus principales inquietudes en torno a los derechos de las mujeres en ese país. “No es como en Cuba. Aquí una mujer no puede abortar, por ese motivo es muy común conocer madres de 10 o más hijos. Tampoco es aceptado el embarazo fuera del matrimonio. Este contexto obliga a muchas a entregar a sus hijos en sitios de acogida”.

La cultura patriarcal de esta nación genera condiciones de vida diferentes a la nuestra. Allí por ejemplo es inaceptable la reunión entre hombres y mujeres. “Cada uno por su lado”, así lo describe Yoania.

Argelia está entre las tres naciones africanas más afectadas por la Covid-19, solo superada por Sudáfrica y Egipto. Hasta la región del Sahara donde está ubicado el hospital materno donde labora la tunera Yoania, no se ha reportado ningún caso positivo pero todos los profesionales cubanos han dejado clara su disposición para enfrentar la enfermedad de ser necesario.“La brigada dará el paso al frente para trabajar donde la Revolución nos indique, aquí en Argelia, en Cuba, donde nos digan”.

Yoania Reyes Barbán es enfermera neonatóloga, tunera de pura cepa, pero hoy está –como bien me dice- en el medio del Sahara. Su banda sonora de cada día no es el bullicio del vendedor de pan o la típica música cubana, es el rezo de las mezquitas cercanas a su dormitorio. Yo, que la escucho gracias a las bondades de las tecnologías, logro descubrir esas voces fieles de Alá en un segundo plano.

“Me tocó vivir frente a una mezquita y en un día oigo hasta seis veces sus ritos. Al inicio me impresionó porque no estamos acostumbrados. Este es un país donde se profesa la religión musulmana y sus ciudadanos se deben a su Dios Alá”.

Con la voz entrecortada Yoania confiesa su nostalgia y la dificultad que tiene para hablar de su tierra. “No te puedo explicar lo que se siente estar lejos de la Patria ¡Cómo se extraña! Pero la Revolución me dio esta tarea y aquí estaré para cumplirla”.

Muy distante de su país, esta enfermera tunera construye su patria cada vez que salva una vida. Ella es consciente del protagonismo de su obra en estos momentos y sabe que su impronta está en esos pequeños que la miran y guardan su rostro como uno de los primeros recuerdos de su vida.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Cazador de fortunas contra la COVID-19 en Perú desmiente campaña denigrante hacia médicos cubanos

Danielle Laurencio Gómez /ACN

El Checo o Makori, un médico de Las Tunas en Kenia

Danielle Laurencio Gómez /ACN

Olia, doctora tunera en el Reino de Arabia Saudita

Yenima Díaz Velázquez

Enviar Comentario


uno + 2 =