miércoles, febrero 1, 2023
InicioCoronavirus (COVID-19)Iliana y Jan Carlos: gracias a Dios, a los médicos, a la...

Iliana y Jan Carlos: gracias a Dios, a los médicos, a la vida

. El testimonio de una joven de la provincia de Las Tunas que junto a su esposo italiano fueron confirmados con Covid-19 y la medicina cubana los arrebató de la muerte. Ella sin mayores complicaciones en una sala, pero él en terapia intensiva por varios días hasta que triunfó el bien sobre el mal.

Iliana Pérez y su esposo Jan Carlos, ya están en casa. Han escapado de la muerte, literalmente hablando. Los médicos cubanos, de la provincia de Holguín, por más señas, les salvaron la vida por su empeño y su profesionalidad. Y ahora miran hacia atrás y ven el túnel donde estuvieron, con un pronóstico que podía o no cumplirse, porque la Covid-19 es agresiva y mata; eso lo sabe el mundo.

Después de resultar positivos a la enfermedad, de Jan Carlos estar en estado grave en terapia intensiva, de ella estar ingresada, en constante vigilia y tratamiento por parte de los profesionales de la salud, ahora están en su casa de Guayacán, municipio de Jesús Menéndez, al norte de la provincia de Las Tunas, y dialogamos vía WhatsApp.

¿Cómo fueron los últimos días en el hospital?

“Fueron días muy tristes, porque a pesar de sentirme bien me ahogaba en un mar de incertidumbre y desespero, sin ver la luz al final del túnel”.

¿Qué sentiste cuando te dijeron que estabas de alta?

[penci_blockquote style=»style-3″ align=»none» author=»»]Escuche el testimonio de Iliana

Ir a descargar[/penci_blockquote]

“Sentí una emoción única. Mi primer pensamiento fue para mi hija y mi familia, con la certeza de que los volvería a ver”.

¿Cómo fue el encuentro con tu esposo?

“Cuando salí del hospital mi esposo me esperaba. Nos miramos con alegría pero no pudimos decirnos nada. Nuestros ojos hablaban en silencio, llenos de emoción”.

¿Qué sentiste cuando llegaste a tu casa? ¿Cómo fue el encuentro con tu niña aun cuando no puedas abrazarla todavía?

“Cuánta alegría al llegar a mi casa y de lejos ver a mi familia reunida, feliz, agitando las manos. Verlos junticos, ver a mi hija feliz, que reía y me saludaba en la distancia. Sentirla segura, y le di gracias a Dios por habérmela cuidado”.

¿Cuál es la mejor enseñanza de esta amarga experiencia?

“Vivir esta amarga experiencia me enseñó que la familia es un apoyo incondicional, que te ayuda a superar cada situación. Me enseñó a valorar las pequeñas cosas, como el toque de una mano, el abrazo, y un beso sincero”.

¿Ha cambiado en algo tu perspectiva sobre la vida? ¿Qué es lo primero que harás cuando puedas salir de tu casa?

“Sé que a partir de ahora debo vivir con más cuidado, y valorar cada cosa buena que me depara la vida. Y lo primero que haré cuando pueda salir es ir a la iglesia, dar gracias a Dios, y cuando se pueda, abrazar muy fuerte a mi familia”.

¿Cómo piensas en el futuro?

“Pienso en un futuro nuevo, lleno de cosas positivas y buenas, lleno de alegría y sin temores, porque quiero sonreír. Mis ganas de vivir son enormes”.

Lea también: Testimonio de una enferma de Covid-19: esto no es un juego y a cualquiera le puede tocar

Algún mensaje para el pueblo de Chaparra, de Las Tunas, de Cuba.

“Yo que viví esta situación los quiero ayudar dándole un sabio consejo: tomen todas las medidas, aunque estas sean extremas, cuídense y cuiden a los demás, porque sí se puede. Todo está en la disposición de hacerlo. No es difícil, es necesario para el bien de todos. Esto es una triste realidad de la que sí podemos salir poniendo de nuestra parte. Y les aconsejo también ser solidarios con todos aquellos que están enfermos, y con sus familias, porque la solidaridad ayuda mucho y hace que seamos mejores personas”.

Y no dice más. Mira por una ventana de su casa hacia afuera, donde está la vida pero también el peligro de estos tiempos. Ahora debe estar 14 días más sin salir, ellos dos solos, sin visitas de nadie, pero esperando con ansias el día no lejano en que pueda abrazar y besar a su pequeña, a su familia, y gritar otra vez, gracias a Dios, a los médicos, a la vida.

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Miguel Díaz Nápoles
Periodista, fotorreportero, realizador de cine, radio y vídeo, profesor universitario. Master en Ciencias de la Comunicación, Universidad de La Habana. Vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, en Las Tunas. Conferencista sobre temas de Comunicación, Periodismo e Internet. Premio Nacional de Periodismo hipermedia 26 de Julio en 2006 y 2007. Ha sido galardonado en varias ocasiones con el Premio Provincial de Periodismo Ubiquel Arévalo Morales y en otros certámenes del sector. Fue reportero del diario 26. Durante el 2001 le dio cobertura informativa a la labor de los médicos cubanos en Ghana, en el África Subsahariana y sobre sus experiencias escribió el libro Hacia el reino del silencio, publicado en 2008 por la Editorial Pablo de la Torriente Brau, de la Unión de Periodistas de Cuba. En 2000 creó Tiempo21, edición digital de los Servicios Informativos de Radio Victoria. Productor del largometraje Los Cuervos y el cortometraje Homoerectus, de producciones Acoytes-Uneac, Las Tunas. Durante 2016 y 2017 se desempeñó como editor de contenido de la Dirección General de Multimedia en Español, y de las Mesas de Redacción y Asignaciones del canal multiestatal TeleSur, en su sede central de Caracas, Venezuela.
Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Radio Victoria en Vivo

Últimas Noticias