La venta de combustible en Las Tunas, las trabas de la discordia
Esta es una imagen que ya se hace cotidiana en el servicentro 30 de noviembre de la ciudad de Las Tunas. (TIEMPO21 FOTO /MiguelDN).

La venta de combustible en Las Tunas, las trabas de la discordia

Las Tunas.- Hacerle más fácil la vida a la gente es un llamado muy repetido en los últimos tiempos que se traduce en eliminar las trabas y el burocratismo que añade más dificultades al día a día de los cubanos.

Sin embargo no son pocos los obstáculos en el camino hacia esa existencia más llevadera que la máxima Dirección del país está procurando con mucho empeño para todos.

La confirmación más reciente que de ello tiene Tiempo21 proviene de los choferes de vehículos particulares que el 29 de enero esperaban por la venta de combustible en el servicentro 30 de noviembre de esta ciudad.

La venta de combustible en Las Tunas, las trabas de la discordia
FOTO /Ángel Espinosa.

Desde la 9:00 de la noche del día 28 estamos aquí y ya son las 9:00 de la mañana del 29 y hasta ahora nadie de esta unidad ni de ningún otro lugar, nos ha informado si nos van a vender o no combustible y si lo van a hacer a qué hora será, refirió Rafael Domínguez,  un conductor que ha vivido más de una vez la misma experiencia en esa unidad.

Lo acompañaban en la larga e incierta espera, médicos, ingenieros, maestros, dependientes, trabajadores no estatales y de los servicios y de muchos otros sectores, a quienes la incertidumbre obliga a ausentarse de sus puestos laborales y permanecer en el servicentro.

En el grupo estaba José Carlos, un joven que dijo no tener ninguna duda de que la principal causa de la carencia de combustible es el bloqueo del gobierno de los Estados Unidos hacia Cuba, como también tiene claro que la situación es mucho más complicada por deficiencias como estas. También se preguntó por qué nada más lo pueden comprar en una sola gasolinera de la ciudad.

La trabajadora de la salud Galina Pérez y su esposo, agobiados por la interminable estadía, manifestaron que es inconcebible que después de más de 10 horas de depositado el combustible, no se le hubiera explicado nada sobre la hora de la venta, una historia que se repite, más o menos igual, desde que se agudizó la carencia.

¿Por qué no se le ofrece la información oportuna y eficaz a la que tienen todo el derecho los clientes sobre el servicio por el que pagan en el servicentro conocido como el Panchito en esta ciudad?

Esa es la pregunta  formulada en la tarde del miércoles 29 de enero a la dirección de la Sucursal de Cimex en la provincia.

En un ese momento sus principales directivos admitieron, hasta cierto punto, la deficiencia, y hablaron sobre posibles soluciones pero declinaron ofrecer declaraciones grabadas.

Prometieron hacerlo el día 30 por la mañana, lo intentamos y nuevamente no accedieron. Es bueno recordar que la información es un bien público, y los funcionarios están en la obligación de ofrecerla no solo para informar sino para esclarecer diferentes situaciones de la vida diaria.

Destrabar procesos, perfeccionar procedimientos y sistemas de trabajo es un deber, una indicación de la máxima Dirección del país, en la propia persona del presidente de la República Miguel Díaz-Canel, para avanzar más fácilmente a pesar de carencias y las tribulaciones de un presidente imperial obsesionado con asfixiar a Cuba.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

¡¿Llegamos a la normalidad?!

Miguel Díaz Nápoles

¿Es tan difícil establecer el precio para vender agua purificada en Las Tunas?

Esnilda Romero Mañas

Ojo, peligro de derrumbe en la calle Lora

Esnilda Romero Mañas

Escribir Comentario