Embajadora en Unesco destaca valor del Proyecto Constitucional cubano
El Proyecto de Constitución es una continuidad de la lucha de los cubanos por un país cada vez más libre y soberano.
#HacemosCuba

Constitución cubana, legitimación de un estado libre e independiente

La Constitución de un país es el conjunto de normas fundamentales de un Estado soberano que garantiza las libertades y los derechos del pueblo.

Cuba tiene una larga historia constitucional. Las primeras de ellas, lógicamente fueron fruto del coloniaje español y establecían duras regulaciones de la antigua colonia con su metrópoli y siempre en detrimento del desarrollo económico y social de los criollos.

Es por ello, que poco después del levantamiento de Carlos Manuel de Céspedes en La Demajagua, los patriotas proclaman la primera Constitución de la República en Armas, en Guáimaro el 10 de abril de 1869, la cual expresaba la voluntad de construir un país independiente gobernado por los cubanos, con igual de derechos para todos los ciudadanos y la abolición de la esclavitud, valores que en lo adelante serían pilares en las posteriores cartas magnas de la Isla.

A la de Guáimaro le seguirían la Constitución de Baraguá en 1878; la de Jimaguayú en 1895, y de La Yaya en 1897, las cuales fueron puestas en ejecución en los territorios liberados.

Saboteada la victoria mambisa por la intervención de los Estados Unidos en la guerra, en 1901 se puso en vigor una nueva Ley de leyes, la cual es tristemente conocida como la Enmienda Platt, apéndice que limitaba la soberanía y la reducía a la nación a mera neocolonia yanqui.

En 1940 se proclamó una nueva Constitución, considerada una de las más progresistas de América en su tiempo. Lamentablemente nunca fueron emitidas las leyes complementarias que harían realidad todos y cada uno de sus mandatos y por ello no pasó de ser una utopía.

Cambios radicales se producirían a partir de 1959 con el triunfo revolucionario. Con carácter provisional se decretó la Ley fundamental que rigió el período de transformaciones de hondo carácter democrático-popular.

En 1961 el pueblo proclamó junto a Fidel Castro el carácter socialista de la Revolución, el cual debía ser refrendado en la Carta Magna de la República y desde ese momento se comenzó a trabajar en el nuevo proyecto. La nueva ley fue aprobada popularmente y puesta en vigencia el 24 de febrero de 1976. Se modificó en tres ocasiones.

Ahora, toda Cuba está envuelta nuevamente en la Reforma de su Ley fundamental en aras de adaptarla a las nuevas condiciones socio- económicas que vive el país y salvaguardar la continuidad histórica de la Revolución.

Este proceso inició el pasado 2 de junio cuando en la clausura de la sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular, fue anunciada la creación de una comisión de diputados presidida por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, que se encargaría de la redacción y presentación al Parlamento del proyecto.

El nuevo texto legal considera como pilares de nuestra sociedad, la irrevocabilidad del sistema socialista, la unidad del pueblo y el papel dirigente del Partido Comunista como vanguardia organizada y fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado.

Por ello, la nueva Ley significará la evolución de los preceptos humanistas defendidos por la Revolución y refrendados históricamente por los cubanos desde 1869 en Guáimaro, cuando en medio de la manigua y con el machete en la mano, los patriotas apostaron por un país libre e independiente.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Continúan en Las Tunas los debates del Proyecto de Constitución de Cuba

Edelmis Cruz Rodríguez

Proyecto Constitucional promueve el debate en el sector de la salud en Las Tunas

Adialim López Morales

Fomentan ciencia, tecnología y medio ambiente en Proyecto Constitucional

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


+ 4 = cinco