Cajeros automáticos y comercio electrónico, asignatura pendiente en Las Tunas

Las Tunas.- Los cajeros automáticos en esta ciudad siguen siendo un problema grave de resolver que afecta a decenas de miles de personas, quienes tienen que pasar largas horas para extraer dinero o no comprar nada ante la imposibilidad, además, de realizar pagos electrónicos.

Yudier Gamboa, por ejemplo, asegura que desde el pasado 5 de septiembre le depositaron su salario en la tarjeta y hasta hoy le ha sido imposible extraer efectivo, porque por el día las colas son inmensas y no tiene tiempo, y por la noche en los cajeros del centro de la ciudad, siempre que ha ido, no tienen dinero.

¿Cómo se explica eso?

Que en una ciudad de primer orden solo haya 10 cajeros automáticos fue en su momento una falta de visión ante el desarrollo y ahora es un problema objetivo porque su aumento no depende de la provincia de Las Tunas, pero que en muchos de ellos falte el efectivo es una deficiencia subjetiva por la que deben responder las sucursales bancarias, porque nada puede justificar que todos los días a no pocos de esos equipos les falte el dinero, lo cual afecta al cliente que busca el horario más flexible para visitarlos.

En audio

Si en la provincia de Las Tunas hay en estos momentos más de 400 mil tarjetas magnéticas, y la inmensa mayoría están en manos de personas de esta capital, ¿cómo se le da respuesta a la demanda cada vez más creciente? Esta es una pregunta que solo se responde con más cajeros automáticos, pero mientras ello sucede ¿qué hace la población?

Según datos ofrecidos por representantes del Banco Nacional de Cuba en Las Tunas, en agosto se extrajeron de los cajeros 63 millones de pesos y en dos jornadas de septiembre por ejemplo, el efectivo extraído superaba los nueve millones. ¿Y entonces? Esas cifras son un ejemplo elocuente de la magnitud del problema.

Lea también: Cajeros automáticos en Las Tunas: ¿una cola más?

De acuerdo con la misma fuente, del 3 al 15 de cada mes, los usuarios pueden extraer dinero en las taquillas de las sucursales bancarias y en Cadeca, pero incluso así, el problema no se resuelve porque la demanda siempre supera a la oferta: cinco sucursales y una oficina de Cadeca en la ciudad no pueden sostener la labor para la cantidad de personas que pueden acudir a ellas.

La entrega de tarjetas magnéticas a la población y el pago de salario por esa vía por parte de muchos organismos, empresas e instituciones es uno de eslabones primarios de la de la socorrida y poco avanzada informatización de la sociedad, que entre sus objetivos tiene promover el desarrollo de proyectos pilotos que demuestren el impacto económico, político y social del uso de las Técnologías de la Información y las Comunicaciones, en favor de la eficiencia económica y el bienestar social y desarrollar el Comercio Electrónico como una de las nuevas formas de trabajo y de comercialización.

También promueve el fomento del uso de modernos sistemas de comunicación y de telefonía celular o similar, para la difusión y envío de mensajes alfanuméricos y servicios de información, pero en la práctica ¿qué sucede con esto en Las Tunas?

Los Terminales de Puntos de Venta (TPV) o llamados pots, solo están presentes en algunos limitados comercios por lo que, con ello, solo se resuelve el problema en un bajísimo porcentaje. ¿Por qué no trabajar entonces con la App EnZona, que está diseñada para unificar todo el comercio electrónico cubano? ¿Por qué a los buenos especialistas de Informática en la provincia no le dan la tarea de extender esa aplicación en la mayoría de los servicios hasta llegar a la totalidad?

El perfil de cliente de EnZona se usa fundamentalmente para poder hacer transacciones entre personas naturales y todas las empresas o entidades que ofrecen servicios gastronómicos, bodegas, tiendas en divisa, farmacias, rastro de materiales, entre otros, y se podría cobrar o pagar mediante su código único QR. Si esa es una solución eficaz, ¿por qué no desarrollarla en Las Tunas? ¿Qué se espera? ¿Tendrán los tuneros que seguir obligados a las grandes colas en los cajeros automáticos mientras las Técnologías de la Información y las Comunicaciones abren un amplio mundo de posibilidades para hacer la vida más cómoda y placentera?

Como yo veo la situación en Las Tunas se habla mucho de las posibilidades del comercio electrónico, pero no se concreta nada mediante tareas específicas y personalizadas con el control sistemático con rigor y exigencia. Son tiempos de hacer y la sociedad tunera no puede seguir esperando.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

¿Misión imposible? La ilusión de los pobladores del Puerto de Manatí

Miguel Díaz Nápoles

Huellas en el fango

Miguel Díaz Nápoles

La culpa del bache del Onceno Festival

Esnilda Romero Mañas

Escribir Comentario