Antecedentes e inicios de la esgrima deportiva en Las Tunas
Equipo de esgrima ceremonial. (FOTOS/Cortesía del autor)

Antecedentes e inicios de la esgrima deportiva en Las Tunas

La denominada esgrima histórica data de la época antigua e incluía todo tipo de estilos de lucha con armas blancas en las que se registran las legendarias luchas de gladiadores. En el decursar del tiempo fueron cayendo en desuso aunque sobreviven algunos rudimentos en las formas modernas de la esgrima deportiva. En los anales de la historia se hace referencia a este arte en diversos territorios del mundo antiguo.

En las llamadas «Escuelas de Esgrima» a finales del siglo XIV durante la transición hacia la Alta Edad Media en el territorio germánico, los instructores entrenaban el combate a pie y a caballo. Es así que el uso de la espada se extiende como parte de la indumentaria caballeresca.

A partir de finales del siglo XV empezaron a constituirse las llamadas «hermandades» de espadachines. En 1606, la esgrima germánica cae en desuso, reemplazada por el estilo de la escuela italiana, también se extiende de modo simultáneo en otros territorios de Europa. En el siglo XVI, la tradición hispánica de este arte, resultado de una mezcla de los demás estilos europeos, es llevada mediante sus portadores al denominado nuevo mundo.

Los colonizadores españoles eran portadores de una esgrima militar, al principio rudimentario, difundido en la Isla de Cuba y adecuado al arte militar de los cubanos devenida “esgrima criolla” que forma parte de una de las tradiciones de lucha de nuestro pueblo.

Antiguas tradiciones de asociaciones de estudiantes y graduados en universidades germánicas del siglo XIX extendieron la práctica de una modalidad de esgrima llamada «académica» y a la actividad puramente deportiva incluida en los primeros juegos olímpicos modernos en 1896.

Como deporte organizado en Cuba, comenzó en los años 1867-1868. Cuando en la calle San Rafael esquina Industria, se inauguró la sala de armas del casino español e igualmente en el círculo militar español y en el Unión Club.

Cuartel de las 28 Columnas.

En la época colonial, familias acaudaladas de la región de Las Tunas, luego de consolidada la villa, solían visitar la Sala de Armas que existía en el cuartel principal del ejército peninsular, donde efectuaban sus prácticas y en ocasiones se hacían exhibiciones en los corredores de las lujosas casonas, dominando también ‘’cuartel de las 28 columnas ‘’, localizado por el frente en la calle Campo Amor, hoy Vicente García; por la parte posterior la calle Moratín, actualmente Lucas Ortiz; y en sus laterales Escorial y De Medina, en la actualidad 24 de Febrero y 13 de Octubre, respectivamente.

Iniciada la lucha independentista, el 13 de octubre de 1868, bajo el mando de Vicente García y otros líderes locales, conocedores de la esgrima, se ven precisados de transmitir sus conocimientos sobre este arte para enfrentarse a las huestes españolas.

A inicios de la República, el cubano Manuel Dionisio Díaz (1874-1929), se convierte en campeón olímpico en sable en los Juegos Olímpicos en París 1900 y repite la hazaña en los Juegos Olímpicos, San Luis, Estados Unidos, 1904. Por su parte Ramón Fonst Segundo (1883-1959) mejor esgrimista cubano de todos los tiempos y primer campeón olímpico de América Latina, conquista el Campeonato Mundial de Espada en París 1900 y destacada actuación en florete y espada en la III Olimpiada en Estados Unidos 1904. Se convierte en campeón en las tres armas en los primeros Juegos Deportivos Centro Americanos en el año 1926, Ciudad México.

Instituto Pinson en Bartle.

Los metodistas establecieron una red de colegios privados en Cuba. Es así que en 1911 se instituye uno de ellos en el poblado de Bartle, con el nombre de Instituto Pinson, dirigido por el norteamericano J. W. Holmes, similar a los de Estados Unidos. Forjaba a los niños, cultural, física, mental y moralmente e, incluso, en la esfera militar a través de la educación física y la esgrima, heredada de las antiguas escuelas inglesas de esgrima de salón de mediados del siglo XV, proporcionándoles una especie de educación espartana. Era exclusivo para estudiantes estadounidenses y canadienses residentes en la localidad.

Después del triunfo revolucionario en 1959, la esgrima crece con celeridad. En Las Tunas, no es hasta el año 1967-1968 cuando ocurre un salto significativo en este deporte, con la llagada al territorio del profesor Delio Pavón Pérez, recién graduado en aquel entonces de la Escuela Superior de Educación Física (ESEF) en un curso emergente para entrenadores de la esgrima impartido por profesores extranjeros.

La primera área se instalada en La Capitana, sita en calle Francisco Vega, contaba con una matrícula de 35 alumnos. En ella existían dos máscaras, dos floretes y dos espadas convencionales, todo en mal estado, una pista y tres chaquetas donadas por la Dirección de Deportes de Santiago de Cuba. Luego se abre un área en La Dichosa, actual sala de la biblioteca infantil en los altos de la hamburguesería La Holguinera. Con posterioridad radica en los altos de La Cubana y el estadio Julio Antonio Mella.

De 1967 a 1968 se realizan exhibiciones en la plazoleta del parque Vicente García, aledaño a la Iglesia, con el objetivo de divulgarlo y lograr aceptación en la población. Las gestiones realizadas hasta el momento no contaban con el suficiente apoyo del organismo deportivo.

Entre los atletas más destacados figuran: Sol María y Marisol Ramos, Rosalba Pérez, Alcides Vidal, Ramón, Orlando y Daniel Pueyo, Ángel y Rafael González, José Luis Tejeda, Víctor Charles, Amaury y Alfredo Ávila, entre otros. Mención especial en el año 1969 para Marisol Ramos, primera tunera campeona provincial de los Juegos Escolares celebrados en Santiago de Cuba. En este periodo es seleccionado Carlos Leyva González para ingresar a la Escuela de Iniciación Deportiva Escolar (EIDE).

En 1970 con la entrada de un nuevo personal técnico, la profesora Mayda Martín egresada de la ESEF emprende un conjunto de iniciativas y con la ayuda prestada por Delio Pavón Pérez, impulsa el desarrollo de la esgrima en la región. De este modo se incrementa la matrícula y la participación en los entrenamientos.

En junio de 1970 Leonardo Mackenzie Grant obtiene primer lugar, categoría 15-16 masculino en el Torneo Provincial Escolar. En agosto participa en los VIII Juegos Escolares Nacionales y obtiene segundo lugar en la modalidad individual y el primero por equipo. Un año después, en el Torneo Ramón Fonst in memoriam logra el lugar 16 individual.

En 1971 se celebraron los VIII Juegos Escolares Regionales en El Caney de las Mercedes, destacándose en la categoría 13 -14 años William Peña con el segundo lugar, Ernesto González -cuarto lugar- y José Luís Tejada -quinto lugar-. En la categoría 15-16 años, Mackenzie obtiene la medalla de oro y es seleccionado para ingresar en la EIDE de Santiago de Cuba. Son estos los primeros triunfos de una cadena de éxitos en que los tuneros llegan a la fase cimera de este deporte en el ámbito nacional e internacional.

Esta generación de atletas sería más adelante figuras relevantes en todas las modalidades, en especial el florete. Entre ellos sobresalen Carlos Leyva, Leonardo McKenzie y Anolan de la Cruz, en quienes se inspiraron a quienes vendrían luego.

Bibliografía

  • Nápoles Rivero, Rafael F. Historia de la esgrima en Las Tunas. Trabajo de investigación. Dirección Provincial del Inder en Las Tunas, 1991.
  • Montero Quesada, José Guillermo. Historia de Bartle hasta 1936. Trabajo de Diploma. ISP de Holguín, 1992.
  • Entrevista realizada por periodistas del bisemanario Eco de Tunas al director del colegio, el 26 de octubre de 1911.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Orígenes del aikido en Las Tunas

José Guillermo Montero Quesada

Génesis del boxeo en Victoria de Las Tunas

José Guillermo Montero Quesada

Inicios del béisbol en Las Tunas 1898-1911

José Guillermo Montero Quesada

Escribir Comentario