En la cuerda de una cola
Lecturas

En la cuerda de una cola

Lo confieso, no me gustan las colas. Siempre he criticado a esas personas que se pasan el día entero en ellas; claro, mi ignorancia no me dejaba ver que no es lo mismo una cola vista desde afuera, que sentirla desde adentro. Pues me tocó el turno.

Más ecuánime no podía estar, una paz interior brotaba dentro de mí. Me había preparado días antes como ese deportista de alto rendimiento en la espera de su competencia.

6.00 am.

¿El último?

– Yo, soy yo. Me responde una muchacha con una pamela muy llamativa y nasubuco amarillo, y, acto seguido, me suelta: “conmigo van seis personas y voy detrás de aquel señor de camisa de cuadro que marcó para cinco”. Bueno, guiño entre cejo y me resigno: ellos llegaron primero.

Echando un ojo, conté más o menos una veintena de personas en la cola y eso sin detenerme a pensar que además tenía que multiplicar por cada uno de ellos a varios acompañantes.

Pasada una hora ya me sentía aclimatado con la gente. Me había enterado de de lo que pasa en la ciudad: ¡Y eso que estamos de cuarentena! Allí supe dónde iban a sacar aseo, cuál es la hora perfecta para marcar y poder alcanzar vianda en el mercado, que al pan de tal panadería le falta gramaje… en fin, que no cabrían en estas líneas. También aprendí muchos consejos para que no se te cuelen gente.

A cada rato me localizaba en tiempo y espacio: no perder de vista a las 5 personas que van delante es primordial y más si, gracias a una ecuación matemática, se convirtieron en 30.

9.00 am

Empieza la venta. Una multitud enardecida reclama, empujones de todo tipo afloran, llegan los expertos en organizar los puestos en las colas por cuenta propia, los que tratan de ganar espacio en este río revuelto, impedidos físicos, personal de salud y hasta personas de la tercera edad.

“Córranse ahí, echen pa trá”, como aquel tema que popularizara la agrupación Original de Manzanillo, eso empezaron a decirnos los agentes del orden público que ya estaban presentes hacía varios minutos. A metro y medio, por favor.

El sol me comenzaba a picar la espalda y yo no avanzaba, mi ecuanimidad se había perdido y en mi interior sentía de todo, menos paz. Llevaba parado alrededor de cuatro horas en el mismo lugar, ¡vaya que atleta de alto rendimiento he salido!

No sé si está registrada en los Record Guinnes la cola más larga, pero de seguro la mía era una gran candidata.

12:18 pm

¡Qué alegría me dio verle la cara a la dependiente! Al fin había llegado, me tocaba a mí. Me sentía como un niño cuando están a punto de darle su regalo de cumpleaños.

“Tiene que esperar media hora”, me dijo con dulce voz, “voy a almorzar” y me dejó con la palabra en la boca y más dudas que respuestas. Nada, que mi paciencia estaba rozando los límites y mi semblante cambió de palo pá rumba en un instante.

Debe haber almorzado pescado. Al cabo de una hora arranca de nuevo la venta, yo sintiéndome afortunado miraba a las demás personas en la cola como seres inferiores: era el primero y con una sonrisa que no podía esconder por debajo de mi nasubuco estaba presto a comprar…

¡Se acabó el aceite y el detergente! Grita un muchacho que traía una carretilla en las manos. No lo podía creer, un cubo de agua fría me había caído encima. Trato de indagar si queda en el almacén y la respuesta fue la misma. Se acabó.

Cuando salí, ya eran cerca de las 2:00 de la tarde; en mis manos apenas una jabita de nylon con más comprobantes en su interior que cualquier otra cosa. Estaba cargado de impotencia y queriendo que nadie me saludara.

Un hombre, ya entrado en años, se me acerca y me dice; “Por tu cara, ¿no alcanzaste? No te preocupes, mañana vuelven a sacar, si quieres te marco, yo soy custodio de la escuelita de ahí enfrente, solo tráeme un trago de café y ya está”.

9.00 pm

Qué triste mi historia, espero no volverla a pasar. Ahora voy para la calle, mi amigo Felipe está esperando su café.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Alegría por la vida y por Papá

Porque papá no es cualquiera

Sheyla Arteaga Rodriguez

El dolor de África… y del mundo

Miguel Díaz Nápoles

Enviar Comentario


ocho − = 2