El Granma, relato continuado cada 2 de diciembre
Los expedicionarios del Granma, encabezados por Fidel, atravesaron difíciles circunstancias para llegar a la definitiva independencia de Cuba. (GRANMA FOTO)
Lecturas

El Granma, relato continuado cada 2 de diciembre

Rumbo a la salida del sol partieron, rumbo a Cuba que era entonces la “estrella que ilumina y mata”.  Atrás dejaban el exilio, los entrenamientos, la escasez de fondos, el sigilo para comprar y ocultar las armas, las peripecias para adquirir el transporte que les llevaría proa a la libertad. En México habían sembrado parte de la historia, abonada con momentos de gloria como éste: un pequeño yate, 82 hombres, la palabra empeñada de ser libres o mártires.

El Granma era la “Aventura del siglo”, la epopeya de la Generación del Centenario, la coronación de insomnios y sueños; así que ni la brava mar, ni la sed, el hambre, el vértigo, la caída al agua de un compañero, el tiempo de la búsqueda o la pérdida del rumbo eran freno para aquellas voluntades echadas al ruedo de la Revolución.

De manera que al amanecer de aquel 2 de diciembre, en medio de un torbellino de emociones, desembarcan. Él, el líder de aquella epopeya, había prometido: si salimos llegamos; si llegamos entramos y si entramos; triunfamos.

Y así fue, sólo que en la tierra amada cada día desde entonces fue de pelea ¡y pelea! Y cuando el primero de esos grandes combates: el de la Revolución, estuvo ganado; perpetuaron la hazaña en el hacer cotidiano y crearon, el 2 de diciembre de 1961, las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

Ese es el ejército de Cuba, el que cuida, vela y protege nuestro territorio; el que salva ante un fenómeno meteorológico; el que nunca ha invadido o agredido; el que tiene en sí la sabia guerrillera; la herencia de muchos hombres y mujeres; el del orden y el rigor; el que no teme a la crudeza del monte; ejército de rostro joven y manos entrenadas con la experiencia de los años.

Por eso cada 2 de diciembre consagramos la recordación edificante de la epopeya del Granma y el homenaje a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR); porque así ha de andar Cuba, con las glorias del pasado iluminando el presente para que el futuro sea fecundo como quisieron aquellos navegantes por la libertad.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

A más años más amor

Sheyla Arteaga Rodriguez

Alicia, cuando el lienzo cobra vida

Natacha Reyes Escobar

Del pensamiento de Fidel Castro

Miguel Díaz Nápoles

Enviar Comentario


ocho − 4 =