Alicia, cuando el lienzo cobra vida
Desde las artes plásticas, una vez más Alicia se transforma en Giselle, Carmen o en un cisne. (TIEMPO21 FOTO/Angeluis)
Lecturas

Alicia, cuando el lienzo cobra vida

Nuevamente Alicia Alonso baila en Las Tunas. Así en colores, en óleo, dibujada, etérea y omnipresente danza de la mano de Nelson Domínguez, uno de los hijos ilustres de esta ciudad y a la cual lo unen profundos lazos de amor.

La magia del ballet envuelve el espacio al que retornan una y otra vez Giselle y Carmen, mas es cuando Alicia acaricia las manos de Fidel donde la mirada se detiene y el corazón se acelera. Dos grandes en un cuadro, no podría definirse mejor a Cuba en un instante.

Por eso el Premio Nacional de Artes Plásticas agradece la coincidencia de llegar a Las Tunas precisamente el 25 de noviembre, cuando se conmemoran tres años de la desaparición física de nuestro eterno comandante.

Que el color dibuje esta jornada para los tuneros es la mejor forma de recordar al hombre que no quiso perpetuarse a través de estatuas con la frialdad del mármol. Siempre será mejor tenerlo al lado, con la sencillez y la sonrisa de quien soldado de la sierra y las ideas amó al ballet y a la cultura.

Le faltaron puertas al Centro de Arte de Las Tunas, para acoger lo que indudablemente ha sido un acontecimiento cultural, porque de la mano de su amiga Alicia, Nelson Domínguez pintó junto a nuestros creadores al hombre que habita desde hace mucho en el corazón de los cubanos.

Durante todo el mes de diciembre Alicia bailará para Las Tunas, una ciudad que le ofreció un público maravilloso y la frangancia de sus orquídeas.

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

¡Arriba, tuneros! el 2020 ya está aquí

Naily Barrientos Matos

¡Cuidado, esas galletas tienen aceite de palma!

Julián Velázquez

Crónica de mi cita con un ángel

Leydiana Leyva Romero

Enviar Comentario


4 − dos =