Evalúan condiciones de playas para el verano en Puerto Padre
Disfrutar del verano con seguridad y salud es esencial. (FOTO/Rosa María Ramírez Reyes)

Verano, por la vida, por todos

¡Y ya estamos en verano! oficialmente, digo, porque como expresa el sentir popular  «Cuba es un eterno verano»,  lo reafirman los últimos meses de intensa calor. Pero es ahora, en julio y agosto, que la familia se reúne, incrementa la movilidad de una provincia a otra, los viajes a ríos y playas, las excursiones y salidas para disfrutar de la naturaleza y  la satisfacción de estar juntos.

Tras varios meses de permanecer en casa, como medida imprescindible para enfrentar el peligro del nuevo coronavirus, ahora sobran los motivos para el encuentro en familia. Solo que esta etapa llega justo cuando la provincia avanza hacia la recuperación pos-Covid-19, por lo que a las tradicionales acciones de cuidado de la salud personal y colectiva, se añaden también las referidas a la prevención de esta enfermedad. Como bien señala la premisa de esta etapa estival, este Verano por la vida es también un premio al esfuerzo de todo un pueblo.

Por otra parte,  en esta época del año incrementan los riesgos de contraer otras dolencias, sobre todo aquellas asociadas a padecimientos digestivos. De manera que higiene es la palabra de orden: higiene individual, colectiva y ambiental. Sanidad que inicia por casa y desde la compra de los alimentos, los que luego es necesario separar según sus características, refrigerarlos adecuadamente, y utilizar agua y materias primas seguras para su elaboración o cocción. Si violamos algunas de estas sencillas pero vitales recomendaciones puede originarse la contaminación de un comestible  y, consecuentemente, intoxicaciones o infecciones alimentarias habituales en la época estival.

Especial cuidado a estas medidas debemos adoptar durante los viajes pues las altas temperaturas propician la aparición de microorganismos dañinos; por ejemplo, en el verano es recomendable consumir con prontitud las salsas para cuya elaboración se emplea el huevo crudo: es el caso de la mayonesa, popular en los cumpleaños y paseos a la playa.

Cuidadosos debemos ser también al comprar algún alimento con señales de olor desagradable, sabor extraño,  u otros signos de deterioro, en este caso es mejor no consumirlos. Precaución es palabra de orden para mantener la salud. Y en este sentido, ¡ojo! para los elaboradores – vendedores de alimentos en cuya vestimenta importa desde el delantal hasta el calzado, los que deben estar  limpiosy dar muestras de la debida higiene; sin descuidar las uñas cortas, pulcras y sin esmalte, no usar joyas y, por supuesto,  portar el cubre bocas.

Y entre las recomendaciones cercanas al final ¡y no por menos importante! hervir y clorar el agua. No puede faltar en este recuento, el lavado de las manos, ley primera en materia de salubridad, acto que debemos ya tener incorporado a la cultura cotidiana la cual debe enriquecerse con actitudes responsables durante los baños en playas y ríos y al manejar un vehículo.

Para disfrutara a plenitud el verano es necesario, ante todo, salud, estado óptimo del cuerpo y el espíritu. Cada uno de nosotros es el primer y mejor velador de esta necesaria condición para vivir con intensidad los placeres de la playa, el río, un buen libro, la visita a un museo, una fiesta, y todas las diversiones sanas propias de este período bien merecido para cada tunero y cubano.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Recuerdan hoy paso del cortejo fúnebre de Fidel por Las Tunas

Julián Velázquez

Mastrapa y su madera de mambí

Miguel Díaz Nápoles

Las Tunas, ciudad que desafía el tiempo

Tania Ramirez

Escribir Comentario