Cuba reporta 38 casos positivos a la COVID-19, un fallecido y 62 altas médicas
La estricta vigilancia sanitaria es esencial para evitar la propagación del virus.

Asintomáticos, el peligro del silencio

Cuba se acerca al día 90 de la llegada de la Covid-19 con dos mil 92 personas afectada por la enfermedad y 83 fallecidos. La isla caribeña mantiene una vigilancia clínico-epidemiológica que registra en la última quincena cero casos en 10 de las 15 provincias que componen el país y el municipio especial Isla de la Juventud; hoy el epicentro de la afección infectocontagiosa se centra en La Habana, la capital.

Cada día los informes del Ministerio de Salud Pública de Cuba describen el comportamiento de la enfermedad provocada por el virus SARS-CoV-2 y sobresale la conducta asintomática del 52 por ciento de los contagiados.

Al abrir junio, Cuba acumula mil 93 casos sin síntomas en el momento de su PCR positivo a Covid-19, e incluso, varios de los 44 eventos de transmisión reportados, se produjeron en poblaciones asintomáticas, lo que demuestra la naturaleza atípica de la enfermedad; además de su alta capacidad de propagación.

Dentro del registro de enfermos en la oriental provincia de Las Tunas, ubicada a 690 kilómetros de la capital, es considerable el impacto de la conducta asintomática de la Covid-19. De los 17 casos, ocho no presentaron síntomas de la enfermedad y además en 10 no se pudo precisar la fuente de infección.

Además, Las Tunas reportó uno de los cuatro casos positivos detectados en población aparentemente sana, como parte del Estudio Seroprevalencia y Prevalencia que realiza el país por varias semanas en cuatro mil personas, procedentes de más de mil 300 viviendas ubicadas en 260 áreas de salud. Aquí fueron elegidos 127 ciudadanos de nueve consultorios del Médico de la Familia, en el municipio cabecera de la provincia y Manatí, al norte.

Según el doctor Aldo Cortés González, vicedirector de higiene y epidemiología en Las Tunas, la mayoría de los casos se detectaron por el sistema de vigilancia que estudia pacientes sospechosos a la Covid-19 por su clínica o epidemiología, las infecciones respiratorias agudas, los contactos de casos confirmados y bajo investigación; así como viajeros nacionales e internacionales.

El galeno, con más de 20 años de experiencia en el mundo de la Epidemiología, considera que la Covid-19 es una enfermedad nueva, con evolución no descifrada, enigmática, y evitable solo con la conducta humana, condicionada por el uso de barreras de contención, como las mascarillas, la higiene frecuente y, sobre todo, el distanciamiento social.

Los modelos matemáticos describieron el pico de la pandemia en Cuba entre el 24 y 25 de abril, adelantándose a la fecha vaticinada, y aunque los pronósticos apuntaban a la estabilidad en junio, el panorama de La Habana es muy complejo, por lo que no será recomendable un regreso a la normalidad en breve tiempo. Este escenario obliga a plantearse una vuelta a la vida común por etapas y mantener algunas medidas para evitar los rebrotes.

En el país realizan además de la vigilancia clínico-epidemiológica en centros de aislamiento, los estudios con distintos métodos, como el PCR en tiempo real en su red de laboratorios, el testeo de la población, y los exámenes con la tecnología ultramicroanalítica, conocida por SUMA. El sistema de Salud en Cuba se enfoca en descubrir el peligro en medio del silencio y ese habita en los pacientes asintomáticos.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

 

Artículos relacionados

Alerta roja en Las Tunas: siguen aumentando los casos positivos a la Covid-19

redigital

Tres casos positivos a la Covid-19 hoy en Las Tunas con fuente de infección en el exterior

redigital

Insiste Consejo de Defensa en Las Tunas en extremar las medidas de control y vigilancia sanitaria

Yami Montoya

Escribir Comentario