Carlos Tamayo: culturalmente Cuba es un continente
Carlos Tamayo
Cultura

Carlos Tamayo: ser cubano no es cualquier cosa

Las Tunas.- La cultura cubana se viste con el traje de muchas épocas. De cada una porta algo diferente y tal cual una señora de exquisita elegancia se desplaza por los años con un rostro mejorado y diferente. Ella, es el resultado de duros cambios en el devenir histórico en el que cada cubano, desde cualquier parte del mundo, ha dejado su huella.

Conversar sobre este tema es la especialidad de Carlos Tamayo Rodríguez, destacado intelectual tunero que ha dedicado buena parte de su vida y obra a descubrirla. Como quien defiende su idiosincrasia a capa y espada, me aclara: «cultura cubana se dice en dos palabras, pero es un concepto bien amplio, porque ser cubano no es cualquier cosa».

Y de eso todos estamos convencidos, pues no hay forma de disfrazarnos de otra cosa. El fenotipo dice mucho de lo que somos. La variedad de colores, tamaños y formas de los nacidos en la Isla es una representación clásica del barroco; pero si buscamos en los genes, ahí, encontraremos las respuestas.

«La cultura cubana como sabemos tiene en sus raíces varias etnias; predominaron la española, la africana, la franco-haitiana, pero ya cuando se habla de crisol es cuando todo se funde. Hoy nuestra cultura exhibe una variedad envidiable”.

La preservación del legado cultural se impone y desde cada región cubana se puede aportar mucho en este sentido. El diálogo con Tamayo Rodríguez incita a reflexionar sobre la necesidad de cuidar desde cada región baluartes del arte nacional, aunque no sean prácticas originarias de esos lugares.

«Cuba es una Isla en términos geográficos; pero culturalmente, somos un continente. No se puede hablar de cultura santiaguera, holguinera o tunera porque todo tributa a un solo concepto que es el de cultura cubana. Pero sí existen tipologías.

«En Las Tunas existen grupos danzarios que bailan rumba en cualquiera de sus variantes. No tiene por qué cultivarse solamente en Matanzas o en La Habana, si este ritmo es Patrimonio Cultural Inmaterial de la nación. Hay muchos lugares en los que no se hace ajiaco, se hace caldosa, y esa es una práctica tunera que se ha extendido a toda la Isla».

La migración también ha influido notablemente en los procesos culturales del cubano. La Isla recibe del exterior muchas influencias, como sucedió en otras épocas, pero también entrega parte de su patrimonio para que germine en otras regiones del mundo.

«Tenemos que vernos como país aunque algunos intenten segmentar las diferencias en un concepto de biculturalidad. Muchos creen que la cultura del cubano que se queda en la Isla y la del que se va, son dos elementos diferentes y no es así. Un país que tiene una historia fuerte como la nuestra también se expresa en una sola cultura que es la cultura cubana».

Ser cubano y sentir cómo corren por las venas nuestras tradiciones, nos obliga a proteger lo mejor que en nuestro suelo ha germinado. Muchos procesos van y vienen, de nosotros depende que siempre por encima de cualquier mancha, prevalezca el brillo de nuestra nacionalidad.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

 

Artículos relacionados

Entregan premios de periodismo Ubiquel Arévalo Morales

Yanely González Céspedes

Las Tunas se llena de Entre música

Reabre sus puertas al público Centro Cultural Teatro Tuyo

Sheyla Arteaga Rodriguez

Enviar Comentario


ocho − 2 =