¡Todos atentos a las descargas eléctricas!
Si tenemos en cuenta las medidas adecuadas podemos protegernos de las consecuencias de las descargas eléctricas. (FOTO/Internet)
Lecturas

¡Todos atentos a las descargas eléctricas!

Las Tunas.- Entre los meses de junio y septiembre se intensifican las tormentas eléctricas en Cuba. Situación que está directamente asociada a fuertes calentamientos diurnos y a eventos meteorológicos propios del verano en un país tropical.

Así destacó en la radio local la especialista Yadira Pérez Calzada, desde el Centro Meteorológico Provincial. Aunque también reconoció que las tormentas eléctricas pueden ocurrir en cualquier época del año.

“Todavía no existe una teoría única que explique el fenómeno físico de la electricidad en la nube, pero hay un consenso sobre las condiciones para que se forme.

“En la provincia de Las Tunas se realizó un estudio de las tormentas eléctricas entre los años 1993 y hasta 2017, tomando de referencia los datos de la estación meteorológica de esta ciudad.

“Este estudio arrojó un total de cuatro mil 253 ocurridas en ese período siendo el mes de enero el de menor episodios, con 31. Y los de mayores incidencia resultaron los meses de septiembre, agosto y julio, en ese orden, con la ocurrencia de 777;  749 y 671 tormentas eléctricas, respectivamente.

“Durante las tormentas eléctricas es necesario tomar determinadas precauciones. Las personas deben alejarse de todo lugar alto. Refugiarse en zonas bajas, no propensas a inundarse o a recibir averías de agua. Nunca correr en medio de estos fenómenos y menos con la ropa mojada, esto particularmente es muy peligroso.

“Es importante, además, deshacerse de todo material metálico y depositarlo a más de 30 metros de distancia. Nunca refugiarse bajo un árbol, una roca o elementos prominentes solitarios. La humedad y la verticalidad aumentan la intensidad del campo eléctrico.

“En cambio, un bosque puede ser un buen refugio, especialmente si nos cobijamos debajo de los árboles de menor altura. Es preciso alejarse también del contacto con zonas mojadas, especialmente piscinas, ríos, lagos, el mar y otras masas de agua.
“Si notamos cosquilleos en el cuerpo, se nos eriza el cabello o vemos brillar y hacer chispas a un objeto de metal, hay que echarse al suelo inmediatamente, la descarga de un rayo es inminente”.

Estadísticas del Instituto de Geofísica y Astronomía (IGA) en Cuba certifican que alrededor de 65 cubanos fallecen cada año por el impacto de descargas eléctricas.

Los sucesos recientes en la playa La Puntilla, de Santa Cruz del Norte, Mayabeque, costaron la vida a cinco personas y han puesto otra vez sobre el tapete la necesidad de conocer cómo protegernos y estar atentos. La vida sigue siendo nuestro mayor regalo. (Tomado de www.periodico26.cu)

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Gaby, técnicamente muerto, nada más

Miguel Díaz Nápoles

Dícese mujer y se ha dicho la vida

Grabiel Peña González

La radio, esa dama versátil

Yanetsy Palomares Pérez

Enviar Comentario


5 × = cuarenta