Lecturas

Agradecimiento eterno a los padres

Agradecimiento eterno a los padres

Agradecimiento eterno a los padresLa paternidad es, sencillamente, maravillosa. ¿Es un regalo, un don, o un premio? ¡Qué linda es la continuidad de un hombre en sus hijos! ¡Y más cuando ese niño o niña replica aunque sea uno de los rasgos paternos! Así me comentaba mi vecino cuando hablamos de lo rápido que se va el tiempo.

Otra vez es Día de los Padres, y parece que fue ayer cuando conversamos del orgullo que siente por sus «muchachos ya hombres», con los cuales compartirá hoy varias de sus horas, con alegría y con unos traguitos de ron, parte de la idiosincrasia de los cubanos cuando estamos de celebraciones.

Como él, muchos más lo harán porque en cada familia, de padres casados o separados, sobresale un tronco a quien venerar.


Hay muchas anécdotas de padres excelentes, de esos que vemos diariamente en las calles, y que podrían llenar millones de cuartillas. Por ellos y para ellos quiero destacar los orígenes de estos festejos, que se remontan al lejano año 1909 y todavía, al cabo de 109 años, ganan seguidores.

En Washington, capital de los Estados Unidos, Sonora Smart Dodd, se empeñó en homenajear a su papá, quien había enviudado muchos años antes, un día que prometía ser feliz pues ocurrió, lamentablemente, durante el nacimiento de su sexto hijo.

En medio de una tensa situación, el ejemplar padre se hizo cargo de los pequeños y juró cuidar y proteger a sus hijos, lo que cumplió cabalmente, según el testimonio de sus descendientes.

El señor Smart había nacido el 19 de junio y por esa razón su hija propuso el día de su cumpleaños para la celebración, idea que paulatinamente fue acogida por más y más personas, hasta que en 1924 el entonces presidente Calvin Coolidge apoyó la iniciativa.


Después, en 1966, Lyndon Johnson, firmó una proclamación que declaraba el tercer domingo de junio como día del padre en la nación norteamericana.

La voluntad de muchas personas hizo que esa iniciativa llegara a varios países de Europa, Asia, África y América Latina y Cuba entre ellos.

La primera vez sucedió el 19 de junio de 1938 y rápidamente se convirtió en una tradición.  La idea fue de la escritora Dulce María Borrero de Luján, quien recordó que ya las madres tenían su día el segundo domingo de mayo.

Desde entonces, la celebración involucra a millones de hijos agradecidos en todo el planeta y también se ha desencadenado un fenómeno comercial en torno a la fecha.

Este domingo, aunque Cuba no juega en el Mundial de Fútbol, una buena parte de los padres pasará sus horas frente a los televisores. Pero, como no es una jornada cualquiera, de vez en vez, un hijo o un nieto les dará besos o caricias. Habrá regalos, reconocimientos, consejos y chistes, bailes, una comida diferente, y, sobre todo, muchas ganas de seguir juntos, hasta el fin de los días porque a los padres sus «eternos niños» les agradecemos todo.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


+ dos = 4