Enero marca el camino de otro año victorioso
Opinión

Enero marca el camino de otro año victorioso

Enero marca el camino de otro año victoriosoLas Tunas.- Otro enero de victorias acaba de ver la luz, iluminando las palmas reales de los campos, calentando a la mariposa blanca y permitiendo el vuelo de los tocororos como símbolo de cubanía, de libertad y de la soberanía que llegó en 1959 y que los cubanos defienden más que con armas, con ideas.

La Revolución Cubana cumple 59 años, casi seis décadas de un intenso bregar entre sabotajes, bloqueo económico, financiero y comercial, y otras acciones desestabilizadoras que no han podido con la sapiencia de los dirigentes ni con el pueblo que siempre los apoya.

El primer amanecer revolucionario sorprendió a muchos hijos de esta tierra, en las grandes ciudades o en los pequeños poblados, a pesar de que, desde mucho tiempo antes en la Sierra Maestra se gestaban aires de libertad, de progreso y de igualdad.

Ese día, el presidente títere, Fulgencio Batista, huyó junto a sus más cercanos colaboradores y desde el Oriente, el joven revolucionario Fidel Castro protagonizó una Caravana de la Libertad que llenó de júbilo, alegría y compromiso cada pedazo de la Carretera Central hasta su entrada victoriosa en La Habana.


Un enero y después, todos los eneros, han marcado el camino de años victoriosos para la Patria, de éxitos culturales y deportivos, de avances en la economía, de relaciones solidarias con otros países y de mejoras en los servicios de la salud y la educación.

Y, especialmente, el primer mes de cada año es un período de reafirmación revolucionaria, de establecimiento de metas, de unidad entre los factores, de trabajo y de confianza en el futuro.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Apostemos por una escuela más integral

Telma Machado Escanio

Consumir lo nuestro

Yanetsy Palomares Pérez

El legado de la Generación del Centenario, inspiración profunda para los jóvenes de hoy

Enviar Comentario


2 × seis =