martes, enero 31, 2023
InicioLas TunasLos torreros de Radiocuba: desde su anonimato hacen del riesgo un arte

Los torreros de Radiocuba: desde su anonimato hacen del riesgo un arte

Las Tunas.- ¿Quién se atreve a escalar una torre de más de 100 metros? No es un deporte extremo, más bien un trabajo. No son muchos los arriesgados, ni los capaces, porque para llegar a esa altura hay que tener ante todo temple y, por supuesto, habilidades. Los torreros de Radiocuba en Las Tunas, saben mucho de eso.

Este equipo es muy diverso, algunos de los hombres que lo integran llevan relativamente poco tiempo, otros, la vida entera la han echado escalando torres gigantescas y exponiéndose a los peligros que ello implica, pero todos tienen algo en común, la pasión por lo que hacen. Para adentrarnos en sus experiencias del día a día este equipo de Tiempo21 conversó con algunos de ellos.

Nelson Pérez García es torrero B y jefe de brigada, como responsable del equipo debe organizar y dirigir las labores de trabajo, observar que todo se cumpla al pie de la letra porque la vida de todos está en juego. Gracias a él conocimos que la torre más alta de Las Tunas es de televisión y mide 132 metros, en tanto la más pequeña, 30 metros. Aún, desde la de menor altura se corre el riesgo de morir, por eso, la paciencia y la concentración son claves en todo momento.

El más experimentado del grupo es Idael Peña Benítez, torrero A. “Hace 24 años trabajo aquí. Toda la vida he desempeñado esta función. Me siento muy orgulloso de ser el torrero con más experiencia. El reto principal es venir cada día a trabajar y asegurar que las señales de radio y televisión lleguen a todos los hogares. Me siento muy útil además porque puedo responder muchas de las dudas de los más jóvenes y ayudarlos en todo lo que necesiten”.

Cada paso debe ser dado con extremo cuidado, eso lo tiene muy en cuenta Alejandro Guerra Cedeño, torrero B, quien nos aclaró en primera instancia lo importante de “poner los pies en la tierra” aun cuando se está en el aire.

“Hay que tener mucho cuidado porque es muy peligroso  y el detalle en cada procedimiento es imprescindible. En una ocasión subí a una torre, y allá arriba me di cuenta de que había dejado las herramientas. Debí bajar, recogerlas y regresar a esa altura. Son cosas que nos pueden suceder aunque no es lo común, es trabajo de más y nos agotamos”.

Yoan Botello Barrido, torrero B: “no siempre debemos subir a las torres, también damos mantenimiento en la base de estas, apoyamos a otras empresas como Etecsa. Tenemos un ciclo en la brigada para turnarnos y no fatigarnos demasiado porque es un trabajo muy complejo. En mis 11 años han sido muchos los contratiempos, como en el caso de los huracanes y todo lo que debemos hacer antes y después. Estamos dispuestos cada vez que es necesario proteger nuestra tecnología cuando, penosamente se ve afectada”.

Ahí están los torreros de Radiocuba cuando se aproxima un huracán y hay que proteger las antenas, cuando es necesario hacer un mantenimiento a más de 40 pisos de altura o una instalación que roba más horas de las pensadas. Los retos a los que cualquiera se negaría cumplir, son el día a día de estos hombres.

Desde nuestros hogares solo percibimos la señal de radio o televisión y nos acordamos de ellos cuando las perdemos. Incluso si las transmisiones cesan, ellos pueden estar laborando en las condiciones más riesgosas. Cuando disfrute de alguno de estos medios, recuerde a quienes desde su anonimato heroico hacen del riesgo un arte.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Radio Victoria en Vivo

Últimas Noticias