En Las Tunas se superaron las expectativas de participación en el desfile proletario
Este año, por segunda ocasión, la pandemia impide el tradicional desfile de los trabajadores. (TIEMPO21 FOTO ARCHIVO/Rey Betancourt)

Un primero de mayo con la alegría de siempre

Las Tunas.- Por segundo año en la historia de más de 60 años de Revolución, los cubanos nos vemos imposibilitados de llenar las plazas, calles y avenidas en una celebración más del Día Internacional de los Trabajadores.

Y decimos cubanos, porque aquí la fiesta del proletariado mundial es un festejo que involucra a todos. Obreros, campesinos e intelectuales, junto a nuestras familias convertimos el primer día de mayo en un júbilo de pueblo.

Una temible pandemia no nos deja juntarnos físicamente. La Covid-19, por un lado, y el recrudecimiento del bloqueo norteamericano no permiten hoy arribar al primero de mayo con favorables dividendos productivos y económicos.

Ello es una realidad, en Las Tunas al igual que en el resto del país los resultados en empresas y entidades hoy no son los mejores.

Sin embargo, con satisfacción hay decir que ningún trabajador en medio de tan difícil situación ha sido despedido de su centro laboral y que quienes se han visto en la necesidad de ser declarados interruptos, reciben las garantías salariales previstas en el código de trabajo.

Aquí tampoco se ha cerrado ninguna fábrica, todo lo contrario, los trabajadores han buscado alternativas, hecho más con menos, aprovechando eficientemente los recursos financieros y materiales en aras de no detener los procesos productivos y los servicios al pueblo.

Como parte de la Tarea Ordenamiento se realizó una reforma salarial sin precedentes, la que unida al resto de las medidas implementadas en el perfeccionamiento de la empresa estatal socialista resulta en  motivaciones y nuevas conquistas que enarbolaríamos en nuestras plazas, si la situación sanitaria lo permitiera.

Por otro lado, la Covid-19 no ha podido impedir que llegue el reconocimiento oportuno a trabajadores y colectivos laborales destacados en esta etapa ni tampoco evitará que aprovechemos el escenario de las redes sociales para mostrar al mundo cuánto seguimos defendiendo nuestro proyecto social.

En Las Tunas son casi 130 mil los trabajadores tanto del sector estatal como no estatal, un poderoso ejército que este primero de mayo no tendrá la necesidad de exigir reivindicaciones laborales ni sociales, como ocurre hoy en otras partes del mundo y sucedía en Cuba antes de 1959.

Haremos una celebración diferente, le rendiremos, además, homenaje a los líderes sindicales que murieron defendiendo las causas de los trabajadores y aprovecharemos la oportunidad para reafirmar nuestro compromiso con la Revolución y el Socialismo.

Un día la Covid será historia y entonces nos juntaremos una vez más. Por lo pronto ¡Viva el primero de mayo!

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Las bombas invasoras caen para todos

Miguel Díaz Nápoles

Cajeros automáticos en Las Tunas: ¿una cola más?

Miguel Díaz Nápoles

Medidas inefectivas e incumplimiento de protocolos incrementan casos de Covid-19 en Las Tunas

Miguel Díaz Nápoles

Escribir Comentario