Ahorrar electricidad, una máxima de estos tiempos
Opinión

Ahorrar electricidad, una máxima de estos tiempos

A la tensa situación económica y financiera sufrida por Cuba durante meses, se suma la contingencia sanitaria por el nuevo coronavirus. Ella, ha conllevado a reorganizar la sociedad para frenar el contagio con la COVID-19, y entre otros efectos negativos, ha crecido notablemente el consumo de electricidad en el sector residencial, que en la provincia de Las Tunas representa el 78 por ciento del total.

El resultado más preocupante es que en abril la provincia –aunque se ajustó mayormente al plan de consumo diario- se sobregiró la mayoría de los días durante el horario pico diurno, alrededor del mediodía y en ocasiones en las horas nocturnas de máxima demanda.

Al ocurrir esto, y no alcanzar los combustibles más baratos como el crudo, en Cuba se genera electricidad con diésel, mucho más caro, importado, y útil en otras actividades como el transporte.

Cuando la mayoría están en casa, aun en días tan calurosos se hace imprescindible poner en práctica medidas de ahorro indicadas por la Oficina Nacional para el Control del Uso Racional de la Energía (Onure), para contribuir con la nación cubana.

Es vital reducir al mínimo el consumo de energía, en medio  de las dificultades actuales con el combustible utilizado para su generación, sobre todo entre las 11.00 a.m. y 1.00 p.m., y, de 6.00 p.m. a 10.00 p.m.

En estas circunstancias difíciles que se vive con la pandemia, cuando el gobierno de Estados Unidos no ha dejado de arreciar sus sanciones, es de vital importancia la actitud de cada cubano, también respecto a usar solo la energía necesaria, en los sectores residencial y estatal.

Sin afectar las rutinas, hay que adoptar pequeñas medidas que conlleven a obtener ahorros concretos e inmediatos, para evitar en lo posible afectaciones en el servicio eléctrico. 

De ahí, el llamado a los consumidores a ahorrar  “a tu manera”, como dice la campaña de ahorro de la Onure, sugiriendo que son los consumidores quienes deciden cómo hacerlo.

Se puede aportar con sencillas acciones, y más, en los horarios de máxima demanda, cuando la producción y la distribución de electricidad se tornan insostenibles para la economía cubana en las condiciones de hoy. Así se contribuye a dejar de gastar montos considerables, aportando a la economía en estos momentos  tan complejos.

El sector empresarial aplica medidas, y el residencial también está llamado a hacer su aporte. Se demanda de la voluntad de los cubanos para sostener la nación.

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

 

Artículos relacionados

Cuba y la ONU coinciden en reinventar el mundo postpandemia

Prensa Latina

Después de lágrimas y llanto, aún nos falta por ver más

Leydiana Leyva Romero

Para los Criticadores: la medicina cubana ha salvado la vida a mil 809 pacientes con Covid-19, el 88,5 por ciento

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


9 × nueve =