Jorge Luis Capote: “Que no falte el agua depende en parte de mí”
Jorge Luis Capote Mulet (FOTO/De la autora)

Jorge Luis Capote: “Que no falte el agua depende en parte de mí”

Las Tunas. – Jorge Luis Capote Mulet no sabe si es el más joven de todos los que en el país se dedican a acoplar las tuberías de acueducto y alcantarillado, pero si tiene muy claro que quiere estar entre los que más tiempo acumulen en el oficio.

“Yo espero que sí porque pienso jubilarme como soldador”, dice con el optimismo propio de un joven de solo 28 años de edad, con toda una vida por delante que asegura tener una salud de hierro y ganas irrefrenables de vencer cuantos escollos aparezcan en el camino.

Llegó a los trajines de soldar hace unos ocho años.

Entonces la tranquilidad de su poblado de Bartle, al Este de la ciudad de Las Tunas, se quebró con el ruido de las máquinas que instalaban la conductora y una planta potabilizadora para que no les llevaran más el agua en pipas.

“Había un movimiento tremendo, abrían, limpiaban y cerraban zanjas, conectaban tuberías, montaban equipos y otras labores. Toda la gente del pueblo ayudaba, así empecé; de ahí me ofrecieron un puesto de ayudante en la brigada, después hice un curso y aquí estoy como operador de termo fusión”.

Antes estuvo en la agricultura. “Me gusta el trabajo duro, advierte. Es como un entrenamiento que me ayuda a mantenerme bien físicamente.”

El 2020 ha sido especialmente fuerte. A principios de año Jorge Luis y sus compañeros de una brigada de la Unidad Empresarial de Base constructora de la Delegación de Recursos Hidráulicos dedicaron largas jornadas a la sustitución de seis kilómetros de la conductora desde la presa El Rincón hasta la potabilizadora, la principal fuente que abastece a la ciudad de Las Tunas.

“Muchos tramos con piedra viva, a veces el sol quemándote, otras con lluvia, llenos de fango, matorrales sellados de marabú, bien lejos, monte adentro, todo muy difícil, pero en esas condiciones tuvimos que cambiar tubos de gran tamaño con muchos salideros que ya no soportaban más”.

Comenta que así transcurren casi todas sus jornadas a veces extendida a sábado y domingo sobre todo cuando hay roturas. Recorre todos los días unos 20 Kilómetros en el ir y venir desde Bartle donde se mantiene viviendo.

“Hay que repararlas lo más rápido posible, trabajamos con tubos de PAD, de gran resistencia, que aguantan 50 años en explotación. De nosotros depende que funcionen los hospitales, las industrias, es en eso en lo que pienso cada vez que me veo dentro de una zanja, largo tiempo enfangado de pies a cabeza”.

Este año también rehabilitaron las redes de los barrios urbanos Las Margaritas y Pena, en la conductora y otros objetos del sistema de pozos Piedra Hueca y en la de Guayabal, así como en obras del sector de turismo y en las empresas azucarera, porcina y avícola. Instalaron además, el alcantarillado en la calle Máximo Gómez de la ciudad de Puerto Padre.

En su oficio de soldador dice sentirse tan útil como el más necesario de los profesionales.

“Claro que sí, mi trabajo también es muy importante, imagínate el agua es necesaria para todo en la vida y que no falte depende en parte de mí”.

/mga/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Yasenia Tamayo: “El béisbol es mi vida”

Gretel Yanet Tamayo Velázquez

Adela Peña: «Gracias por pensar en mí»

Ada Cristina Higuera Tur

Lorenzo: «ser maestro es el orgullo de mi vida»

Naily Barrientos Matos

Escribir Comentario