Avanzan obras para mejorar el abasto de agua en Las Tunas
El transporte de agua en pipas beneficia los poblados que no poseen redes hidráulicas de acueducto. (FOTO/Internet)

Para que haya más agua en Manatí

Las Tunas.- Para que los pobladores de la Anacahuita puedan tener agua sale un tren desde el central agroindustrial Antonio Guiteras a más de 100 kilómetros de distancia, cada quince días o una vez al mes, cuando hay poco combustible como ahora.

En Manatí hay otras 16 comunidades rurales cuyos habitantes dependen de esa distribución, tal vez la más inestable pero también la más compleja y costosa que se hace en la provincia de Las Tunas en el afán por asegurar el líquido a todas las personas.

Garantizarles un servicio más efectivo a los más dos mil 300 manatienses que lo reciben a través del ferrocarril y a los residentes en otras 43 localidades que se abastecen por pipas, es una de las tareas que ahora tienen en sus manos los especialistas de la Unidad Empresarial de Base (UEB) de Proyectos de la Delegación de Recursos Hidráulicos.

El plan contempla la construcción de varios pozos, algunos interconectados y todos con las condiciones necesarias para entregar en puntos de fácil acceso mediante tomas, depósitos colectivos y otras formas viables que no sean necesariamente sistema de acueducto que requieren de electrificación, equipos de bombeo y otros recursos escasos y caros.

“Una vez perforados y aforados, acción de extraerle el agua durante un tiempo determinado para definir aspectos importantes sobre la calidad y cantidad, entramos nosotros a hacer los siete proyectos que se necesitan, cinco de los cuales ya están terminados”.

Al explicarlo, Amalia Arias Velázquez, especialista principal de diseño en la UEB, significó que además de la solución para comunidades rurales de Manatí, trabajan en la proyección de la obra que debe dejar definitivamente resuelto el abasto a los habitantes de la cabecera de ese municipio.

“Se trata de una importante inversión que permitiría aprovechar una conductora construida hace varios años para entregar las aguas de los pozos del Cerro de Caisimú, que casi se secan en los meses de poca lluvia, y a la cual se añadirá la de la presa Gramal, donde quedará instalada una planta potabilizadora, la estación de bombeo y otros pequeños objetos de obra.

Ahora trabajamos en la primera etapa de este proyecto o fase de soluciones conceptuales que incluye además a los poblados de la Guinea, Piña, Picane y el Puerto de Manatí”.

Arias Velázquez precisó que se adelantan algunas acciones para comenzar lo más pronto posible el proyecto de una obra que permitirá ampliar tres veces más el suministro al municipio de Majibacoa.

“Para ello se construirá una conductora de casi 30 kilómetros que beneficiará a los pobladores del Rincón, Calixto, Vivienda, Las Parras y otras localidades con el agua de las presas Payuela y Chimbí.

“También somos los responsables de hacer el proyecto de una inversión que se ejecutará en la zona de Arroyón, al norte de la provincia, para aprovechar el líquido de tres pozos para siete comunidades entre ellas La Llanita, La Boca y otras de la zona de playa, que lo reciben en pipas”.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Convocan a ronda de negocios Las Tunas 2020

Ordey Díaz Escalona

Reconoce máximo dirigente político en Las Tunas esfuerzos para no detener la economía

Ordey Díaz Escalona

Afectarán entrega de agua a la ciudad de Las Tunas

Esnilda Romero Mañas

Escribir Comentario