El Che que no olvidamos
El asesinato del Che fue un duro golpe para el movimiento revolucionario en América Latina.(FOTO/Internet)

El Che, siempre cercano

Los ojos abiertos, como de vidrio. Con la  cabellera enmarañada y el cuerpo manchado de sangre, el cadáver del Che esboza una asombrada sonrisa.

No quería morir, aún tenía muchos sueños por cumplir, pero volvería. La foto de un Ernesto Guevara de la Serna, muerto y rodeado por sus asesinos, sacudió al mundo.

Dijeron que había muerto en su último combate, el 8 de octubre de 1967. Más tarde, se supo que fue capturado vivo, interrogado, que trataron de envilecerlo.

El soldado Mario Terán sería el tristemente célebre ejecutor de las órdenes de asesinato de la Agencia de Inteligencia Americana, CIA.

En cuerpo semidesnudo fue exhibido, cual trofeo, en el lavadero en la escuelita de La Higuera, al sur de la provincia de Vallegrande.

Cuba, que lo acogió como un hijo y donde realizó sus mayores hazañas, lo lloró amargamente.

Fueron muchos los esfuerzos por recuperar los restos de los combatientes de la guerrilla. Finalmente, en 1997, casualmente en el aniversario 30 de su desaparición física,  fueron encontrados, identificados y trasladados al Memorial de Santa Clara, donde se les rinde justo homenaje.

En la foto póstuma, su rostro sereno, su sonrisa enigmática quizás preveía  lo que sucedió después. Hoy para muchos latinoamericanos es un Santo, para otros, el Guerrillero Heroico es inspiración  en la lucha  por un futuro mejor.

Para los cubanos, el Che siempre será  cercano. El expedicionario del Granma, el amigo inseparable de Camilo, el compañero de Fidel, el padre  amoroso y  el revolucionario exigente, honesto e intransigente con lo mal hecho.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

La Bayamesa, himno de la rebeldía

Tania Ramirez

El 13 de octubre, grito libertario de los tuneros

Tania Ramirez

Barbados, la herida sigue abierta

Tania Ramirez

Escribir Comentario