Mel Almeijeiras, de Las Tunas al Moncada
Junto a Abel Santamaría, Mel asaltó el hospital Saturnino Lora como parte de las acciones de ataque al Cuartel Moncada.

Mel Almeijeiras, de Las Tunas al Moncada

Las Tunas.- Con solo 20 años de edad ya tenía bien claro que daría hasta su sangre con tal de cambiar el destino de Cuba. Esa convicción llevó a Juan Manuel Almeijeiras Delgado a enrolarse en la llamada Generación del Centenario, que al mando de Fidel Castro protagonizaría en 1953 los asaltos a los Cuarteles Moncada de Santiago de Cuba y Carlos Manuel de Céspedes de Bayamo.

Era un muchacho muy callado y reservado y quizás esta peculiaridad de su carácter y sus pocos años vividos conspiran para que sea una de las figuran menos divulgadas de esa etapa de la lucha revolucionaria cubana.

Tiempo21 conversó con Ricardo Ávalo Avilés, secretario de divulgación y relaciones públicas de la filial provincial de la Unión de Historiadores de Cuba para tener un acercamiento a la vida del mártir.

«Lo que conocemos sobre Mel nos llega fundamentalmente a través del libro testimonial de su hermano Efigenio, titulado Más allá de nosotros, ya no solo desde el punto de vista familiar, sino como revolucionario. En él cuenta que no fue capaz de traicionar la palabra dada a Fidel a pesar de saber que su hermano también simpatizaba con esa ideas, no le contó sobre las prácticas de tiro, la compra de armas, ni el viaje a Santiago».

¿Qué se conoce sobre la relación de Fidel y Mel?

«No está definida, así explícitamente como ocurre con otras personalidades históricas. No obstante, Efigenio da testimonio que días antes del Moncada, Fidel había merodeado preguntando por Juan Manuel. También, el hecho de que Mel fuera chofer de alquiler, le da la oportunidad de ser escogido en el grupo que protagonizaría la acción?».

¿A qué atribuye los errores publicados en la mayoría de sus biografías que sitúan su nacimiento en Puerto Padre y no en Pueblo Viejo, Chaparra?

« Es cierto, quizás se debe a que muy pronto, siendo pequeños se mudan a Puerto Padre y de ahí nace el error. María de las Angustias, la madre, comparada por Fidel como Mariana Grajales del siglo XX cubano, trabajaba en Puerto Padre y desarrolló su vida en ese peregrinar en el que también vivieron en Santa Clara y finalmente se instalan en La Habana».

¿Cómo la familia desde La Habana, supo de la muerte de Juan Manuel?

«En las páginas de la revista Bohemia apareció una fotografía donde la familia ve el cuerpo con la ropa con la cual había salido de su casa días antes. Uno de los hermanos hace referencia de que al cadáver le habían mutilado los dedos de las manos, seguramente cuando fue torturado antes de ser asesinado. La madre, ante la duda de que fuera su hijo, se traslada hasta Santiago de Cuba y hace averiguaciones en el propio cuartel Moncada y el cementerio, pero en ningún momento, en aquella situación, pudo descubrir el destino de Mel».

¿Qué peculiaridades de su personalidad se conocen?

«Tengo que volver al testimonio de Efigenio, que cuenta que como era apenas un año mayor que Mel, muchas personas pensaban que eran mellizos. Juan Manuel era muy dado al deporte. Era una persona muy alegre, muy jovial. Y sobre todo era muy reservado lo que se evidencia en que ni siquiera a su propio hermano le dio información sobre un paso tan importante como fue su participación en los sucesos del Moncada».

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

La Bayamesa, himno de la rebeldía

Tania Ramirez

El 13 de octubre, grito libertario de los tuneros

Tania Ramirez

El Che, siempre cercano

Tania Ramirez

Escribir Comentario