Lázaro, un joven taxista al servicio de la Revolución
Lázaro Morales confiesa que aunque el temor existe sentirse útil a los demás es una gran satisfacción. (FOTO/De la autora)
Portada » Lázaro, un joven taxista al servicio de la Revolución

Lázaro, un joven taxista al servicio de la Revolución

Las Tunas.- Los tiempos excepcionales que vive Cuba, ante la propagación de la Covid- 19, precisan del empuje y el aporte de jóvenes como Lázaro Morales Quesada, chofer de la unidad empresarial de base Cuba Taxi, Las Tunas.

Este transportista, de 33 años de edad, se suma a miles de tuneros que ponen todo su esfuerzo y empeño para vencer al nuevo coronavirus.

El joven taxista, habituado a la transportación de pacientes necesitados de hemodiálisis, desvió temporalmente esa ruta solidaria para asumir otro noble itinerario en el centro de aislamiento del Motel Cerro de Caisimú, del municipio de Manatí.

¿Qué labor realizas ahí?

Ahí trabajo las 24 horas, buscando insumos médicos, ya sea material gastable, ropas, nasobucos, trasladando médicos cuando terminan su turno hasta sus casas para iniciar los 14 días de aislamiento social, y personal de la ambulancia o de servicio y muestras desde el municipio de Manatí hasta el Centro Provincial de Higiene y Epidemiología, de la cabecera provincial, o sea apoyando en todo lo que sea necesario en esta batalla que es bastante fuerte.

¿Qué representa asumir esta nueva tarea?

Es una tarea importante, es ahora lo que nos toca, los jóvenes tenemos que dar el paso al frente, porque hay otros choferes que son más vulnerables por su edad y no pueden desempeñar esta labor, este es el Angola de hoy, es la Sierra Maestra de hoy.

¿Qué medidas de protección tienen?

Nosotros desde que entramos al centro nos desinfectan el carro, nos cambiamos de ropa, nunca usamos la de la casa, nos vestimos como los cirujanos, realmente parecemos médicos con guantes, gorros, nasobucos, cuando hacemos los traslados y regresamos nos vuelven a desinfectar los taxis, siempre tomando todas las medidas de precaución porque nosotros tampoco nos podemos contagiar, tenemos que cuidar nuestra familia y el país.

¿Qué piensa la familia?

La familia preocupada, pero también orgullosa, ella se siente parte de mi trabajo y cada vez que escucha el aplauso de las nueve de la noche que el pueblo le tributa al personal de la salud se siente parte de él, al igual que yo, por supuesto.

Tengo dos niñas, una de cinco años y otra de casi año y medio, lo hago todo por ellas y protegiéndolas también.

¿Algún mensaje que quieras trasmitir?

A las personas que se cuiden, que se queden en casa, veo mucha gente en la carretera, en las calles, que no salgan, así terminaremos rápido con esta batalla y todo volverá pronto a la normalidad, yo estoy loco por echar mi jueguito de pelota los domingos, ahora no puedo hacerlo.

¿Hasta cuándo piensa estar en esta nueva misión?

Hasta que ganemos la batalla, todo por la Revolución.

Lázaro Morales Quesada lleva seis años como chofer de Cuba Taxi Las Tunas, entidad que garantiza el traslado de los pacientes necesitados de hemodiálisis.

Ahora en el centro de aislamiento del Cerro de Caisimú este taxista está al servicio de otra causa humanitaria, la batalla contra la Covid-19.

Por eso se reconoce en los aplausos que cada noche ofrecen su familia y los vecinos del reparto Aeropuerto, de la capital tunera, a los jóvenes que como el reafirman el compromiso de hacer por Cuba y la Revolución.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Digna Martínez, una tunera de armas tomar

Tania Ramirez

José Ángel González Carralero, he dado mi vida por los CDR

Edelmis Cruz Rodríguez

Lezvy Samper: tuve que reconciliarme con Irma, solo así podía interpretarla

Leydiana Leyva Romero

Escribir Comentario