El arte de quedarse en casa en tiempos de Covid-19

El arte de quedarse en casa en tiempos de Covid-19

Amanece y casi al mismo tiempo en que los primeros rayos del Sol irrumpen en la oscuridad de la habitación, los más pequeños de casa abren los ojos. Entonces el adulto responsabilizado de quedarse en casa y cuidarlos debe dar play a su rutina cotidiana, en muchos de estos casos compartida, pues se conjuga con el cumplimiento de las labores del trabajo a distancia.

El arte de quedarse en casa en tiempos de Covid-19Hay quienes despiertan de mal humor, otros son más pasivos, pero todos, absolutamente todos, demandan de la atención y la paciencia de los adultos, que por estos tiempos de Covid-19 multiplican sus preocupaciones y restan un tiempo considerable a su cuidado propio.

Sin dudas las medidas restrictivas impuestas por el Ministerio de Salud Pública para cuidar a toda la familia, generan una serie de alteraciones al interior de un hogar. Todos son conscientes de la necesidad de estas normas excepto algunos de los pequeños, pero de alguna manera siempre se las ingenian para hacer de las cuatro paredes del hogar, un espacio de entretenimiento, a costas, vale aclarar, de la paciencia de los mayores.

Escuche el Podcast

Ir a descargar

El arte de quedarse en casa en tiempos de Covid-19Y entre el desayuno, el almuerzo, la comida, el calor a toda hora y un sinfín de obligaciones que brotan desde cada rincón de la casa, la peor parte se la llevan los mayores.

¿Encontrarán las dosis de alegría que hacen falta en días grises como estos? Habrán dejado un tiempo para sonreír por las ocurrencias de sus hijos o para disfrutar del proceso de aprendizaje de los mismos?

El arte de quedarse en casa en tiempos de Covid-19Muchos como el bebé Kendri, de solo un año, aprendieron a caminar y a decir su primera palabra durante el aislamiento.

Otros como Mateo, exhiben sus primeros dientes y la pequeña Erika de cuatro años, incursiona en el maquillaje gracias a la colaboración de su modelo favorita: su madre.

Y esas son las pequeñas cosas que pueden hacer de esta, una etapa de profundo crecimiento espiritual, de lazos cada vez más fuertes entre los integrantes de la familia, de desarrollo de otras habilidades que el ajetreo de la vida nos truncó, siempre en constante intercambio con esos que en el hogar le dan razón a nuestra existencia.

Y usted, ¿qué piensa? ¿Cuán difícil le resulta desdoblarse ante las tareas del trabajo y el hogar? ¿Qué actividades realiza con su hijo para aprovechar el tiempo? Cualquiera que sea su opinión puede emitirla a través de este medio o del buzón tiempo21podcast@gmail.com, sin pelos en la lengua.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Quédese en casa pero ahorre electricidad

Leydiana Leyva Romero

El coronavirus acecha por todos lados

Leydiana Leyva Romero

En peligro importantes documentos del Registro civil en Las Tunas

Leydiana Leyva Romero

Escribir Comentario