Responsabilidad y disciplina, antídoto contra la Covid-19
El uso de nasobucos es esencial en la batalla contra la Covid-19. (PERIÓDICO26 FOTO /Rey López).
Opinión

Responsabilidad y disciplina, antídoto contra la Covid-19

Las Tunas.-  El tiempo parece no avanzar para algunas personas y, en cambio, a otras les pasan las horas con la rapidez de los minutos. Unos están en su casa, con trabajo a distancia, y otros sudan la espalda produciendo alimentos, prestan servicios elementales a la población y se esfuerzan para garantizar la atención de salud.

Esa es la realidad de Cuba en estos tiempos de la enfermedad Covid-19 y la provincia de Las Tunas no escapa a esas rutinas, que obligan a permanecer en casa o a salir solo a lo más elemental.

Las autoridades políticas y gubernamentales, junto a los factores de la comunidad, analizan todas las opciones, cuidan los detalles y toman medidas aparentemente severas; pero, determinantes para preservar la vida de cada ser humano, especialmente de los grupos más vulnerables.

Se piensa en todo, en los abuelitos beneficiados por el Sistema de Atención a la Familia, que ahora reciben los alimentos en sus hogares, en los deambulantes, en los estudiantes que dan sus clases por televisión y en los hipertensos, diabéticos o pacientes de determinadas dolencias.

Pero, a veces, sin pesimismo, siento un sabor amargo porque uno, dos, tres, cientos de irresponsables echan por la borda tanto esfuerzo, tantas ideas llevadas a la práctica, tantas decisiones difíciles y necesarias, y salen a la calle a visitar familiares, merodear por las aceras y hasta a jugar un partido de dominó.

Y me pregunto… ¿Hasta cuándo? ¿Por qué lo hacen? ¿Cómo cuidan a quienes les esperan en casa? El virus Sars-Cov 2 no es visible a simple vista.  Muchos pacientes son asintomáticos y ya hay enfermos en todas las provincias cubanas.

¿Por qué arriesgar lo más preciado que tenemos, la vida? ¿Qué ganan con esa conducta que pone en riesgo a los que sí acatan las leyes?

Ya lamentamos varias muertes en Cuba y los expertos han sido claros.  El pico de la Covid-19 aún no ha llegado y se espera que sea en la primera quincena de mayo. No es necesario seguir jugando a la ruleta rusa pues puede tocarle a cualquiera.

El país toma varias medidas. Se paralizan servicios que no son urgentes. Se detienen los trámites. Se distribuyen productos de primera necesidad…

Hoy en muchos países quisieran volver el tiempo atrás pues la pandemia se les fue de las manos y aquí cada uno puede contribuir a evitar el desastre.  Es nuestro turno y debe ser ahora.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

El tapabocas ni se presta, ni se deja en casa

Leydiana Leyva Romero

Cuba y la ONU coinciden en reinventar el mundo postpandemia

Prensa Latina

Después de lágrimas y llanto, aún nos falta por ver más

Leydiana Leyva Romero

Enviar Comentario


cinco + = 7