Cuidar a la familia, una responsabilidad de todos
En el caso que sea imprescindible salir a hacer compras, se debe respetar un metro y medio de distancia entre cada persona. (TIEMPO21 FOTO/Rey Betancourt)

Cuidar a la familia, una responsabilidad de todos

Las Tunas.- Por estos días se imponen medidas de distanciamiento social, sin embargo la población de esta ciudad, a juzgar por lo que se aprecia en las calles, no tiene la percepción del riesgo ante la Covid-19.

Algunos padres irresponsablemente deambulan por las calles con sus hijos, los apuran a su paso a un centro laboral o concurren a una cola.

En tiempos de coronavirus el ser humano es el centro de todas las cosas, solo de él depende la protección ante la propagación de este virus que en países como Italia ha cobrado hasta casi 800 vidas por día.

En Cuba se ajustan programas educacionales para cuidar a las nuevas generaciones, se ofrece tratamiento salarial a las madres trabajadoras, quienes disponen de la posibilidad de acogerse a la interrupción laboral pues tienen a su cuidado a sus hijos que estudian en las enseñanzas primaria y especial.

Ante esta realidad a golpe de vista espanta la dejadez de progenitores que concurren a los parques, visitan amigos y realizan actividades públicas, indisciplinas sociales que no están en consonancia con las medidas estipuladas.

¿Qué ejemplo queda para los más pequeños, quienes piensan que el lugar más seguro lo ofrecen sus padres, esos que hoy no se detienen a pensar que la familia está mejor protegida en casa, limitada de besos y abrazos?

En la actualidad y ante las múltiples preocupaciones que se advierten, las normativas identifican ante estas indisciplinas el delito de «otros actos contrarios al normal desarrollo del menor», vigente en el Código Penal de Cuba y que establece la sanción de privación de libertad de tres meses a un año.

Por ello, es tiempo de que entre todos seamos disciplinados, cumplamos lo que como país se nos pide, más allá de extremar las medidas de la higiene personal. No hagamos menos ante la salud colectiva, cuidemos a la familia con toda responsabilidad, un compromiso que nos compete a todos.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Cuba necesita que en Las Tunas vuelvan a recuperar materia prima en los barrios

María Esther Pupo Hechavarría

La mala pandemia que deja lecciones positivas

Leydiana Leyva Romero

Soberanía para la vida

Darletis Leyva González

Escribir Comentario