Hasta la casa de niños sin amparo familiar, en busca de una sonrisa

Hasta la casa de niños sin amparo familiar, en busca de una sonrisa

-¿Cómo te llamas? ¿Cuál es tu nombre?

-Rocío González Burgueño.

-Y ¿qué son todos esos niños? Tus…..

-Mis hermanos.

-Y ¿cómo se siente la niña Rocío, hoy?

-Bien, muy bien y muy feliz.

El diálogo entre la pequeña Rocío y la trabajadora social Sonia Pérez Martín es de los privilegios que regala esta profesión. Rocío tiene sólo cuatro años pero ya sueña su futuro, dice que de grande será enfermera.

Está feliz porque hasta la casita de niños sin amparo familiar donde vive, en el reparto La Victoria de esta ciudad,  llegó una misión de amor con juguetes y golosinas que Rocío y los otros tres niños de ese hogar, disfrutaron porque a qué niño no le gustan los regalos.

Feliz anda también Roiner Ramón Reyes Ávila, presidente del Movimiento Juvenil Martiano en la provincia, los integrantes de club de la Agencia GeoCuba y algunos de los  trabajadores  de esa entidad, porque  han sido útiles y han hecho un bien al llegar hasta ese hogar de brazos abiertos.

«Esta actividad, auspiciada por la Unión de Jóvenes Comunistas, responde al proyecto “Buscando una sonrisa” cuyo objetivo es acercarse a las casas de niños sin amparo familiar, a salas de pediatría, y hasta allí llevamos un poco de amor y de cariño precisamente buscando una sonrisa. Es una contribución más a los ingentes esfuerzos del país para atender a todos los ciudadanos, en especial a los niños. Además fortalece, en primer lugar, la unidad de los militantes y pensábamos, bueno, si cada comité de base realiza una actividad de este tipo, al menos una vez al año, cuánto amor y apoyo estaríamos dando. Para el Movimiento Juvenil Martiano es una gran fortaleza que extenderemos a otros clubes».

Donde hay mucho de amparo y  de familia, también hay sencillez y agradecimiento; por eso Sonia Pérez, la trabajadora social es clara cuando dice: «muy contenta y satisfecha con la acción que han hecho con nuestros niños porque así le ayudan y le alegran la vida estos bebesitos. Aquí también funcionamos como una familia y además con el apoyo de todos, también nos sentimos muy agradecidos».

La labor, infinitamente humana, de los Hogares para Niños sin Amparo familiar es una obra de amor, cultivada con esmero por quienes cuidan el día y el sueño de estos niños; una obra abonada también por quienes como los muchachos del Movimiento Juvenil Martiano cultivan la esperanza de este mundo.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube Hasta la casa de niños sin amparo familiar, en busca de una sonrisa

 

Artículos relacionados

Retoman servicios Institutos de Salud y Belleza de Las Tunas

Julián Velázquez

Entrega Coordinador Nacional de los CDR a Las Tunas condición de provincia destacada

Edelmis Cruz Rodríguez

Intercambia primer secretario de la UJC con jóvenes de Las Tunas

Yami Montoya

1 comentario

Avatar
juan manresa 20 de diciembre de 2019 at 08:58

Excelente proyecto “Buscando una sonrisa” cuyo objetivo es acercarse a las casas de niños sin amparo familiar, a salas de pediatría, y hasta allí llevamos un poco de amor y de cariño precisamente buscando una sonrisa, ojalá sea imitado por muchas organizaciones de base y pueblo en general.

Respuesta

Escribir Comentario