La humildad del Presidente
Díaz-Canel, junto a su esposa, en espera de ejercer su voto. (FOTO /Facebook).
Opinión

La humildad del Presidente

No hay que decir mucho de esta imagen, ella por si sola dice por mil palabras, y en este caso se cumple muy bien el viejo proverbio sobre las buenas fotos.

Solo agregar unas preguntas: ¿en qué país el Presidente de la nación hace cola como uno más para ejercer su derecho al voto, en este caso en el Referendo Constitucional? ¿En qué país un Presidente anda por su barrio tomado de la mano con su esposa con la seguridad de que es uno más?

Y cuando entró al colegio electoral, después de hacer su cola, saludó a todos los que estaban allí: dio la mano y dio besos a las compañeras; saludó a los periodistas, los hizo sentirse cómodos en el diálogo que sostuvo con ellos, en fin.

Ese es Miguel Díaz-Canel Bermúdez, como dije hace unos días -y como han dicho otros claro- es un hombre de pueblo porque es pueblo.

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

El golpe en Bolivia: cinco lecciones

Atilio Borón

Cuba, bloqueada y defendida

Naily Barrientos Matos

La historia de mi casa

Leydiana Leyva Romero

Enviar Comentario


cuatro + = 11