Camilo más allá de su leyenda
Camilo Cienfuegos es alma de pueblo. (FOTO /Archivo).
Historia

Camilo más allá de su leyenda

Protagonista de tantas hazañas durante la lucha armada en la Sierra y en el llano, Camilo Cienfuegos Gorriaran, a pesar de su pronta desaparición física en los primeros meses tras el triunfo revolucionario, se convirtió en uno de los héroes más cercanos al corazón del pueblo.

Aquel niño que llegó al mundo el 6 de febrero de 1932 en la barriada habanera de Lawton, con el tiempo se forjaría como leyenda inmortalizada por el imaginario popular, que habla de un hombre jocoso y risueño, quien se destacó siempre por actos de valor y camaradería.

Fue el último en enrolarse en la expedición del Granma y ya en las montañas de Oriente se fue ganando la confianza del líder cubano Fidel Castro y el respeto de su tropa combate tras combate.

Ya con grados de Comandante, asumió la primordial responsabilidad de llevar la lucha arma al llano y de dirigir la Columna Antonio Maceo, que llevaría la guerra al occidente del país.

Su firmeza y lealtad para enfrentar a traidores y enemigos, lo forjaron como combatiente y jefe capaz de llevar adelante las más arriesgas y delicadas operaciones.

Amigo inseparable de Ernesto Guevara de la Serna, aprendió del Che, la importancia de la disciplina y la responsabilidad de ser un revolucionario. Fue así que se convirtió en un ejemplo a seguir para cuantos le conocieron.

Su trágica muerte a los 27 años de edad, al desaparecer su avión en una tormenta, aún da pie a diversos mitos entre los cubanos. Los más realistas estamos seguros que vive, pero no en un lugar remoto de este planeta, sino en los miles de jóvenes consagrados a hacer de este mundo un lugar de paz e igualdad de oportunidades.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

José Martí, la profecía cumplida

Tania Ramirez

Celia Sánchez, desafiando los esquemas

Tania Ramirez

Antonio Guiteras, con la verdad por delante

Tania Ramirez

Enviar Comentario


1 × cuatro =