Cuba, periodismo latinoamericano
Decenas de profesionales del sector y directivos de medios de prensa participarán en el Foro. (FOTO /Internet)
Opinión

Las cifras y el periodismo

Recientemente en una entrevista, me detuve a analizar las preguntas que estaba haciendo: ¿Cuántas hectáreas de tierra tienen sembradas? ¿Cuántas reses? ¿Cuántos litros de leche entregan al Estado? En fin, una serie de interrogantes que si bien permitían comparar los resultados de la cooperativa con años anteriores, o corroborar el cumplimiento de los planes, dejaban a un lado el sacrifico de aquellos campesinos.

Entonces cambié el rumbo de la conversación y todo fue más hermoso. Uno de los protagonistas me contó que se despertaba a las 3:00 de la madrugada para ordeñar manualmente, y fue como implantar en mi memoria una serie de fotografías que reflejaban su rutina de vida y convidaban a soñar con propósitos más elevados que una simple información llena de cifras.

Recordé al Pequeño Príncipe cuando en una de sus tantas enseñanzas comentaba: «A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: ¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas? Pero en cambio preguntan: ¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre? Solamente con estos detalles creen conocerle».

No era el objetivo de Antoine de Saint-Exupéry decir que las personas mayores son menos sensibles que los niños, sino alertarnos sobre el peligro de perder con nuestro crecimiento y madurez, la mirada hacia las esencias del ser humano; será por ello que El Principito luego recalca que lo esencial es invisible ante los ojos.

Sucede muchas veces en nuestra cotidianidad. Vamos a reuniones en las que se debate sobre problemas y yo como oyente o usuario pocas veces conozco las carencias de los presentes porque en el informe solo se declara: de un total de 65 quejas, quedaron resueltas 55 para un tanto por ciento.

A pesar de que muchos crean que las cifras hablan por sí solas, yo soy del criterio de que en nuestra profesión hay que hacerlas hablar y no escribir hasta saber qué se esconde detrás de cada resultado: en la agricultura, en el deporte, en la economía, en todos los sectores en los que se trabaja.

Lo esencial jamás puede escapar de nuestra apreciación, porque reflejar la realidad de un pueblo es un reto que amerita en cada despertar, de nuestro esfuerzo y la agudeza de nuestra visión, y eso no se logra con cifras frías.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Mentiras y chantaje, armas de EE.UU. en intento por doblegar a Cuba

Redacción Tiempo21

Los Juanes para aquí, las Marías para allá

Adialim López Morales

Más análisis desmontan narrativa sobre diplomáticos de EE.UU. en Cuba

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


− 6 = cero