Nuestro Camilo por siempre
Camilo Cienfuegos, una leyanda para el pueblo de Cuba. (FOTO /Archivo).
Opinión

Nuestro Camilo por siempre

Los cubanos nunca han logrado aceptar totalmente la desaparición física de Camilo Cienfuegos Gorriarán.

A pesar de los años trascurridos desde aquel fatídico 28 de octubre de 1959, cuando su avión despegó rumbo a la eternidad, aún muchos tienen la esperanza de que esté vivo. 

Su imagen sonriente con barba y sombrero, es una de las más conocidas por las nuevas generaciones, para quienes Camilo es el héroe amable y valiente, invencible en cada batalla.

De sus tiempos en la lucha armada en la Sierra Maestra y en el llano nació su leyenda que mezcla ingredientes quizás contradictorios como el valor, la intrepidez y la ternura que lo distinguieron desde que se enroló con los tripulantes del yate Granma.

Fue en el duro combate en el que conquistó la confianza de Fidel Castro, el respeto de su tropa y el amor incondicional de todos los que lo conocieron.

Ello le valió la responsabilidad ya con grados de Comandante de reeditar la hazaña de Antonio Maceo de llevar la guerra al occidente del país, al frente de una columna.

La amistad que forjó con el Che Guevara, de quien aprendió la responsabilidad de ser revolucionario, los convirtió en la inseparable pareja de amigos-hermanos-héroes, ejemplo de comunidad de ideales.

Tras el triunfo revolucionario su honestidad fue su adarga para enfrentar a traidores y enemigos, y fue capaz de llevar adelante las más arriesgas y delicadas operaciones.

Es por ello que Camilo sigue vivo. No en un paraje inexplorado, sino en cada niño que aprende a leer, en cada joven soldado y en todo el pueblo que recuerda sus hazañas y no se resigna a su pérdida.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Por donde entra el uniforme, no entra la moda

Leydiana Leyva Romero

Evolución, ¿involución?

Adialim López Morales

Primero de Mayo: hacer juntos por #Cuba

Naily Barrientos Matos

Enviar Comentario


ocho + 9 =