Amancio Rodríguez, un líder íntegro
Historia

Amancio Rodríguez, un líder íntegro

Dedicó todas las energías de su juventud ardiente a la defensa de los sufridos obreros azucareros de Cuba y muy cara pagó, Amancio Rodríguez Herrero, su decisión de no dejarse sobornar por los patrones, como era habitual en los dirigentes sindicales de aquellos años.

A pesar de su origen humilde en el poblado de Cascorro en la provincia de Camagüey, al mudarse para el central Francisco, comenzó a relacionarse con miembros del Partido Comunista y junto a quienes aprendían las doctrinas marxistas y convertían las demandas laborales en el sentido de su vida.

En el cargo de secretario general de la Federación Nacional de Trabajadores Azucareros y concejal del Ayuntamiento de Santa Cruz del Sur, ganó múltiples demandas a favor de la clase obrera y por ello se convirtió en una amenaza latente para los intereses yanquis en Cuba y desde el norte llegaba la orden de eliminarlo.

La seudo-organización sindical, CTK, dirigida por Eusebio Mujal sería la encargada de cometer el crimen por encargo del presidente Carlos Prío Socarrás a cambio de una gruesa suma de dinero.

Para ello, los mujalistas convocaron a una reunión con el pretexto de abordar la unificación del movimiento obrero del Central y cuando Amancio se levantó indignado por el discurso del orador, fue baleado por la espalda. También su amigo y compañero de luchas, José Oviedo Chacón, recibió un disparo a traición.

La Guardia Rural tuvo que proteger a los asesinos ante la violenta reacción de los trabajadores.

El sepelio de ambos dirigentes obreros devino una manifestación de protesta y de repudio al régimen y a las fuerzas mujalistas sin precedentes en la región.

En la despedida del duelo, el capitán de la clase obrera cubana, Lázaro Peña, anunció que algún día el crimen sería vengado y cuando eso ocurriera el central llevaría el nombre de Amancio Rodríguez.

Así se hizo realidad, el 6 de agosto de 1960 cuando el gobierno revolucionario intervino el central Francisco y los obreros allí reunidos acordaron que a partir de esa fecha el ingenio y el municipio, hoy perteneciente a la provincia de Las Tunas, llevarían el honroso nombre del incansable luchador sindical.

/ymp/

Artículos relacionados

La Historia me absolverá: 65 años después con plena vigencia

Redacción Tiempo21

Potrero Hormiguero, símbolo de Las Tunas

Tania Ramirez

Gema Carbonell, una joya de la lucha revolucionaria en Las Tunas

Yanetsy Palomares Pérez

Enviar Comentario


4 − dos =