Las Tunas, Cuba. Martes 14 de Agosto de 2018
Home > Tu opinión cuenta > Reclamo al buen trato y al cumplimiento de las Normas vigentes de Protección al consumidor

Reclamo al buen trato y al cumplimiento de las Normas vigentes de Protección al consumidor

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Reclamo al buen trato y al cumplimiento de las Normas vigentes de Protección al Consumidor

Dulcería La Violetica. (TIEMPO21 FOTO /Rey Betancourt).

Contenido generado por usuarios

Oscar Ovidio Calzadilla Pérez
calzadilla1984@gmail.com

En la tarde del 6 de agosto accedí por segunda vez a la nueva dulcería La Violetica. La primera vez no quedé en realidad muy satisfecho en cuanto a la variedad de ofertas, pero como ya eran pasadas las 4.00 pm valoré la hora como factor de declive y no a la entidad en sí misma; no obstante me llamó la atención la lentitud y poca cantidad de personas que permitían pasar hacía el interior, pese al sol del exterior y el calor atormentante del verano. En esta segunda visita, también pasada la misma hora, la experiencia no fue menos satisfactoria, y ya no tengo la autocomplacencia de que el factor sea la hora, por ello a continuación enumero las insatisfacciones vividas:

a) La cifra de clientes que la responsable de la entrada permite acceder al local, nuevamente fue poca de 2 en 2, pese a que el recinto recién inaugurado está correctamente climatizado y cuenta con espacio suficiente respecto a la porción de metros cuadrados. Con 8 minutos de espera entre un grupo de personas y otro, por dos veces consecutivas. Luego los trabajadores me argumentaron el administrador solo permite 5 personas dentro del local.

b) Al entrar al recinto, la responsable de acceso no ofrece las buenas tardes a los clientes, muchacha joven y agradable a la vista, pero deja que pensar de su educación y formación recibida. Inicialmente le exigí antes de tirarme la puerta en la cara por qué solo dos personas para acceder si había espacio y llevábamos tiempo innecesario esperando al sol, a lo cual me impuse y de forma firme y educada le expresé que “Lo sentía pero había espacio y era mi derecho pasar y ser bien atendido”.

c) Al solicitar el libro de quejas y sugerencias, y el acceso al administrador estos me explicaron que el primero no lo tenían en su poder que estaba trancado en la oficina del compañero administrador, y que este último no se encontraba en ese momento, las razones no las pudieron explicar como tampoco con claridad su nombre completo.

Ante los reclamos la expendedora y la responsable de puerta me presentaron al Jefe de Turno, el cual pese a su trato educado y amable, no pudo dar respuesta convincente a los reclamos.

No acostumbro a demeritar ninguna obra humana, eso lo aprendí de José Martí, Luz y Caballero, Varela y nuestro Fidel Castro, maestro al fin estimulo lo bueno, y si es para el bien común lo aplaudo; las ofertas fueron más variadas y de mayor calidad en elaboración, felicitaciones a los maestros dulceros, que no son precisamente los que expiden el recurso.

Es mi derecho constitucional exigir y cumplir mis deberes, y es mi obligación como militante del Partido Comunista de Cuba exigir que se cumplan las políticas estatales de atención a la ciudadanía, y que las inversiones del estado para el bien común valgan la pena. Más allá de lo económico, me refiero al factor humano, a la sensibilidad y respeto, y para que estos tres últimas se den en cualquier lugar de mi país no siempre se necesitan recursos, sino identidad, vergüenza y dignidad.

A continuación les preciso los derechos de las normas legales vigentes de los consumidores violados, y por los que reclamo:

i).- tener la oportunidad de participar e intercambiar opiniones en los procesos de decisiones que los afecten, que facilite la formación de un consumidor consciente;

k).- disponer de vías y mecanismos para la solución de cualquier insatisfacción, así como conflictos entre consumidores y proveedores, por daños, individuales o colectivos, tanto por la vía administrativa como judicial.

Por otra parte, en el Capítulo 7 del Reglamento Disciplinario Ramal del Comercio, Resolución 228/14 del Ministerio de Comercio Interior, se establece, dentro de las prohibiciones específicas de los trabajadores del comercio minorista de bienes de consumo, las siguientes:

b).- violar el orden establecido para la atención de los clientes;

d).- limitar el acceso de los clientes existiendo capacidad para los mismos.

Sea este comentario un llamado a una mejor gestión administrativa ante la queja, una apelación a la conciencia social de los trabajadores de la institución, a la identidad con esta y con todo lo que hace la dirección del Partido Comunista y el Gobierno del territorio de Las Tunas hace por una ciudad especial por su cultura, su historia y la vergüenza de su pueblo.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, una editora, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Un comentario

  1. Estimado, Creo que la hora no debe ser una justificación, en ningún establecimiento, para tener una carencia de ofertas. El pasar de 2 en 2, es una falta de respeto a cualquier ciudadano cubano. Pero este tema ocurre en casi todos los establecimientos comerciales a lo largo del pais. La falta de educación es un tema latente en el comercio cubano. Más que el cliente tiene la razón, es el vendedor el que te está haciendo un favor al venderte; y como favor, no tienes el mas minimo derecho a reclamar. El libro de quejas y sugerencias, creo que es un mecanismo que no funciona ni ha funcionado nunca. Esto no sirve para nada pues no tienes una retroalimentacion de tu reclamo o sugerencia. Creo que, la culpa de que todo esto ocurra se debe a que todo pertenece de cierta forma al Estado, De alguna forma se deberia privatizar o simplemente desvincularse, ya que de cierta forma, si te tratan mal, no muestran buena educacion, no hay un buen aspecto, no se cumplen las principales normas de higiene, a fin de mes se cobra el salario. El salario deberia estar afectado de cierta forma con todos estos puntos, y si no cumples, simplemente busco a otra persona que si lo haga, Como ocurre en la mayoria de los paises del mundo. Asi aprenderemos y seremos mejores ciudadanos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


3 × seis =