Consumir lo nuestro
El Ministerio de Cultura de Cuba aboga para la promoción del talento local en los lugares de esparcimiento. (TIEMPO21 FOTO /Rey Betancourt).
Opinión

Consumir lo nuestro

Consumir lo nuestro
El Ministerio de Cultura de Cuba aboga para la promoción del talento local en los lugares de esparcimiento. (TIEMPO21 FOTO /Rey Betancourt).

¿Será tan difícil escuchar música de los creadores de la provincia de Las Tunas?, me pregunto, y ante la interrogante desfila la imagen de sitios estatales de comercio y gastronomía donde el reggaetón y el trap se hacen dueños de todo tipo de discurso banal.

Y aunque el objetivo en este momento no es hacer campaña contra el género urbano, que no dudo tendrá sus buenas versiones a manos de artistas capaces y comprometidos con el arte, vale la oportunidad para indagar sobre cómo circulan estos materiales.

Visitar restaurantes, cafeterías, supone un momento de distensión, a corto o largo plazo para la población común; en estos casos la música grabada que ambienta constituye un valor agregado del servicio.

Sería muy afortunado pensar en una alternativa que al mismo tiempo que educa los oídos del público en otros géneros no tan comerciales, potencie la obra de solistas, agrupaciones y compositores de la provincia, quienes carecen del capital o la cercanía geográfica para posicionarse en medios nacionales.

Así, además de degustar un plato gastronómico criollo, podríamos paladear entrante, plato fuerte y hasta postre de la mano de las sonoridades tuneras que, aunque no todas suenan en la discoteca y el mundo como Gente de Zona, sí ofrecen variedad y calidad.

Hoy el Ministerio de Cultura de Cuba y sus instituciones en cada provincia trazan estrategias para la promoción de los productos territoriales, y de la riqueza de las creaciones auténticamente cubanas.

Hace poco más de un año distribuyeron en memorias flash a instituciones y centros una amplia selección con temas producidos en el país, que incluía compositores e intérpretes entre los más prestigiosos y los noveles. Sin embargo la idea quedó apenas para los preámbulos de actividades en vivo, actos y otro tipo de eventos formales.

Si los mecanismos existen, la tarea puede ser fácil, es solo ponerse de acuerdo y asirse de mecanismos que sirven para la causa y solo necesitan un poco de ejercicio. Démosle mayor vida a nuestros creadores y degustemos un buen café o aperitivo lejos de letras vulgares y banales.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Que la formalidad no destruya las buenas ideas

Adialim López Morales

Fin del bloqueo a Cuba, un reclamo de la comunidad internacional

Redacción Tiempo21

Pensar en Camilo todos los días

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


× tres = 24