Una mujer con las riendas de su vida
Sociedad

Una mujer con las riendas de su vida

Una mujer con las riendas de su vidaLas Tunas.- Nelvis Espinosa Peña, La china, es solo una de las millones de cubanas que tienen en las manos las riendas de su vida.

De otras generaciones de féminas de su familia, ella heredó la voluntad, la persistencia, y la responsabilidad que la han hecho sentirse una mujer independiente.

Con 35 años trabaja en la peluquería-barbería La Elegante en el centro de esta ciudad.

«Cuando era chiquita a mí me gustaba peinar, maquillar, arreglar cejas, y coser ropita a las muñecas, pero nunca pensé ser peluquera.

[box type=”shadow” ]Escuche entrevista

Ir a descargar[/box]
«Luego vino la etapa de estudiar. Después que pasé la enseñanza primaria, la secundaria y el preuniversitario, no alcancé carrera y me vi en la obligación de hacer algo útil, porque ni mi madre ni yo, queríamos que estuviera en la casa sin nada que hacer.

«En la radio escuché una convocatoria sobre un curso de peluquería y no dudé en empezar. Además mi mamá me aconsejó que lo empezara a formarme en algo.

«Empecé de prácticas en la peluquería que se llamaba Innovación, me hicieron las pruebas y me habilitaron para comenzar a trabajar. Y me fui enamorando poco a poco de mi trabajo».

Y en medio de ese amor a la profesión, llegaron a la vida de La China, sus más grandes tesoros…

«Tuve dos niños. Primero el varón y después la hembra. Por lo que dejé de trabajar algún tiempo como peluquera».

En ese tiempo no dejó de crear. Recordó otra de sus pasiones de niña, y estuvo un tiempo de costurera, en casa, para poder con el cuidado de los bebés.

«Cuando me aprobaron el seminternado de los pequeños, fue que pude volver a mi trabajo, a lo que estudié».

Cuenta La china que cada día comparte con sus clientas sobre cómo ha evolucionado el papel de la mujer en la sociedad.

«La mujer actual es más libre, antes era un objeto más de la casa, para atender su hogar, para las labores domésticas».

Nelvys no se limita a los trabajos hogareños, pues vivir en estos tiempos le ha dado la posibilidad de compartir todo con su esposo, con su familia.

«Cuando llegamos del trabajo lo hacemos todo juntos. Soy una mujer verdaderamente feliz, porque me siento escuchada y valorada.»

Alegre de ser la mujer que quiere Nelvys celebra este 8 de marzo y todos los días, con la premisa de valerse por sí misma, de ser una cubana de estos tiempos.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Reconocen a estructuras socioeconómicas de la comunidad de El Rincón

Redacción Tiempo21

Rostros de la tristeza

Miguel Díaz Nápoles

Desarrollan en Las Tunas jornada por la No violencia contra las mujeres y las niñas

Sheyla Arteaga Rodriguez

Enviar Comentario


cinco × 5 =