Radio Victoria en Vivo

InicioHistoriaImpronta de la Columna 12 en Las Tunas

Impronta de la Columna 12 en Las Tunas

Las Tunas.- Al amparo de las ramas del añejo algarrobo que crece a la entrada del camino de San Joaquín, actual municipio de Majibacoa, el 18 de octubre de 1958, acampó la agotada tropa de Eduardo Sardiñas.

Entre los cerca de 200 rebeldes hambrientos y con los pies destrozados, que establecieron la comandancia de la Columna 12, Simón Bolivar, del IV Frente Oriental, en la vivienda del boticario, Rolando Salgado, estaba el combatiente de la Revolución Cubana, ACRC Vlas Rodríguez Pérez.

«Estábamos en Minas del Frío y Fidel nos había prometido que cuando llegaran las armas nos iban a mandar a combatir en el llano. El 8 de octubre nos mandaron para Plata, allí nos dieron las armas y un breve entrenamiento y comenzamos a bajar con un aguacero muy grande. En ese tramo yo perdí las botas y tuve que hacer el camino descalzo».

Después del difícil trayecto, la noche 18 llegaron a San Joaquín, donde ya los estaba esperando Lalo Sardiñas, quien con su grupo vino por una ruta diferente por el Cauto del Paso y explicó las misiones que cumplirían en el lugar.

«El pelotón de José Santiago Hersilla nos había hecho la comida y pudimos comer y descasar».

También el combatiente de la ACRC, José Espinosa Rodríguez integró la Simón Bolivar desde su creación en la Sierra Maestra, donde tuvo su bautismo de fuego en el Combate de Cerro Pelado. «Después Fidel le da la misión a la columna 12 de operar en el llano en la zona de Bayamo, Las Tunas y Holguín».

Bajo el mando del comandante Delio Gómez Ochoa, con el médico Manuel, Piti, Fajardo como segundo jefe, la 12 protagonizó varias emboscadas en las carreteras y puentes para impedir el paso de refuerzos del ejército de Batista al oriente del país.

Los humildes campesinos del lugar contribuyeron con el aprovisionamiento de alimentos, el cuidado de los heridos y el servicio de enlaces, a riesgo de las frecuentes batidas de los soldados y la guardia rural.

Cada aniversario de la llegada del Ejército Rebelde a San Joaquín, la población realiza actividades de recordación y se rinde homenaje a quienes tomaron parte en esa gesta, con sede la modesta casa campestre, donde estuviera la Comandancia, devenida sala de museo.

 

/lrc/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Noticias Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí