En la piel del otro
Profesor Rafael Reyes Labrada. (FOTOS del autor).

En la piel del otro

Las Tunas.- Ser psicoterapeuta es para Rafael Reyes Labrada más que una profesión una actitud ante la vida, porque le permite adentrarse en las circunstancias de los seres humanos y, sobre todo, de los adolescentes.

Por ello no le ha resultado difícil enfrentarse en estos momentos al trabajo de apoyo a las personas convalecientes de la Covid-19, ingresadas en su centro convertido en hospital: la escuela Alberto Arcos Luque, un plantel especializado en servicios educacionales de la provincia de Las Tunas.

En audio

«Aquí hacemos tareas de todo tipo, desde la alimentación hasta cualquier necesidad que ellos tengan y requiera de nuestros servicios, y estaremos aquí todo el tiempo preciso», afirma.

La sensibilidad de los maestros cubanos está más que probada. Y sus motivaciones emergen ante cada misión que surja, más allá de su contenido de trabajo, de su especialidad.

Lea además: Reciben tratamiento especializado convalecientes de Covid-19 en Las Tunas

«Nos motiva el hecho de ser maestros y los trabajadores de la Enseñanza Especial siempre hemos estado donde más útil somos, y ahora nos han llamado para luchar contra la Covid-19. Además, nos place servirle a los necesitados».

Más de 20 años de trabajo en la Enseñanza Especial ha sido uno de los mayores desafíos de este profesor, máster en Ciencias de la Educación.

«Es un orgullo y un reto trabajar en la Enseñanza Especial porque atender a estudiantes con diferentes patologías y discapacidades intelectuales implica una preparación diaria, con mucho sacrificio, pero sobre todo con mucho amor no solo hacia los estudiantes, sino a su familia para que puedan enfrentar las diversas situaciones y le den continuidad en la casa.

«Los estudiantes con trastornos en la conducta presentan dificultades en las relaciones sociales, y eso es complicado porque cada familia tiene un problema diferente, y se requiere de mucho estudio para conocer las causas y las circunstancias de cada núcleo».

En su vida personal Rafael Reyes Labrada ha creado una familia, linda, que le ha seguido sus pasos, porque su hija es psicoterapeuta y el varón estudia Psicopedagogía en la Universidad de Las Tunas, por lo que siente orgullo que sus muchachos eligieran su mismo camino.

Rafael se graduó de Defectología en el Instituto Superior Pedagógico Pepito Tey, y desde hace más de dos décadas imparte docencia en la escuela Alberto Arcos Luque, un plantel especializado en servicios educacionales de la provincia de Las Tunas, que ahora acoge a los convalecientes de la Covid-19 como centro asistencial, donde momentáneamente labora como trabajador de servicios. Y a mucha honra.

/mga/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Alcides Vicente: mi barrio México y yo

Miguel Díaz Nápoles

Trabajo y sonrisas, manos y rostro de una mujer rural

Yenima Díaz Velázquez (Enviada especial)

Oel Hernández: “Nuestros trabajadores hicieron el máximo esfuerzo en la tarea que se nos asignó”

Ernesto Merino Amor

Escribir Comentario