Federación de Mujeres Cubanas: con la desafiante voluntad de las nuevas generaciones

Federación de Mujeres Cubanas: con la desafiante voluntad de las nuevas generaciones

Las Tunas.- Existen jóvenes extraordinarias que llevan en su sangre la desafiante voluntad de la mujer cubana y acompañan a quienes viven en la comunidad, con el protagonismo de las nuevas generaciones que ponen el latir de su corazón a cada batalla.

Acaena Artelles Atencio es ejemplo de cubanía, digna defensora de los derechos de la mujer y desde múltiples escenarios le pone rostro a la obra de la Revolución en la provincia de Las Tunas.

«Hace siete meses inicié mi trabajo como dirigente en la sede municipal de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), anteriormente era profesora de recreación en el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder) y llevaba siete años buscando una experiencia de tratar con la población, especialmente, con los adolescentes porque me gusta laborar con esa edad; un poco difícil, pero disfruto el reto y más cuando profesor y alumnos somos contemporáneos».

Con solo 25 años Acaena recibió la distinción 23 de Agosto como resultado al destacado quehacer en el Consejo Popular número seis, de esta ciudad, donde crece la admiración por su incansable labor, que confirman el valor de las jóvenes tuneras.

«Esta distinción representa a quienes me han apoyado en la comunidad, los delegados y las experimentadas mujeres que me acompañan a diario en las disímiles actividades que organiza la FMC en la base, entre ellas la organización de los vacunatorios, los consultorios o como brigadistas sanitarias e integrantes de los destacamentos de apoyo», comenta esta joven que sobresale en tan corto período entre otras dirigentes en el municipio cabecera.

La superación es la esencia para los resultados de sus proyectos profesionales y personales, «para mí es muy importante la preparación porque el conocimiento no ocupa espacio y ese consejo se lo trasmito a cada joven que tengo en mi comunidad. Mis padres me inculcaron la participación en las tareas de los Comités de Defensa de la Revolución, que diera el paso al frente en todo cuanto me gustara para aportar, crecí bajo ese paradigma familiar.

«Así una compañera de la Federación vio perspectivas en mí, me preguntó si estaba dispuesta a prestar servicio social y comenzó de esa manera una nueva etapa en la cual atiendo una mayor cantidad de personas.

«Lo más bonito que hay es que la mujer defienda, respete y conozca sus derechos. Por ello me impacta mucho la Casa de Orientación a la Mujer y la Familia, teniendo en cuenta la ayuda que brinda a la tercera edad y a las personas desamparadas que tienen conflictos, en ese espacio se le da la oportunidad a la mujer de cambiar su entorno y de tener una vida plena mediante opciones profesionales».

El carácter jovial distingue a esta tunera y le permite la afinidad con experimentadas líderes, quienes ven en ella la persona en quien confiar y darle nuevas tareas. El tiempo no le alcanza y se siente inconforme con lo realizado, mas las ganas de dar el ejemplo y de contribuir al desempeño de las tuneras le acompañan en su día a día.

«La Covid-19 no me ha dejado desenvolver como quisiera, entré en una etapa difícil por la situación sanitarias compleja que enfrenta el territorio. Fue un cambio brusco, pero el esfuerzo es gratificante pues cuento con muchas personas que me aconsejan.

«En algún momento saldremos de esta situación con la motivación de seguir adelante y de tener una mayor preparación gracias a los delegados y presidentes de consejos, y de aquellos que llevan años en esta actividad y tienen las ganas de acompañar a las nuevas generaciones para que los jóvenes sean los protagonistas de la Patria».

Acaena se crece a diario y atiende a cada familia de la comunidad mientras disfruta el inmenso orgullo de pertenecer a una organización que hace historia con la desafiante voluntad de las nuevas generaciones.

/mga/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Luis Orlando Feria: he llorado la pérdida de un paciente

Edelmis Cruz Rodríguez

Alcides Vicente: mi barrio México y yo

Miguel Díaz Nápoles

Trabajo y sonrisas, manos y rostro de una mujer rural

Yenima Díaz Velázquez

Escribir Comentario