Juventud: la fuerza de un país
Mayelín Velázquez Pérez. (FOTO/ De la autora)

Juventud: la fuerza de un país

Las Tunas.- La juventud en la provincia de Las Tunas sostiene motivaciones para investigar, estudiar y acompañar procesos sociales como el enfrentamiento a la Covid-19 e importantes como la vacunación masiva con Abdala.

Ha sido esta pandemia la mayor evidencia del papel extraordinario que les corresponde desempeñar a la juventud ante la sociedad. Las misiones han sido complicadas: jornadas de visita y apoyo a personas vulnerables, acciones que favorecen los servicios y la producción de alimentos, todas con el compromiso de su tiempo.

El estudio, en el quehacer cotidiano

La superación y el agradecimiento abrigan el alma de Mayelin Velázquez Pérez, una tunera comprometida en el estudio y socialización del pensamiento de José Martí, un hombre que admira y califica de sublime por el valor de su obra y poder de convocatoria de los cubanos.

Desde las Artes Plásticas recrea el legado martiano, una inquietud artística que le acompaña hasta su labor como secretaria en el hogar de abuelos Carlos Font, donde trabajadores y adultos mayores destacan el compromiso, disciplina y esfuerzo de esta joven, que no ceja en cada tarea que se le asigna.

«Vivo orgullosa de mi generación, integrada por valiosos jóvenes, quienes asisten a los espacios de diálogo de los Seminarios Juveniles Martianos para aportar desde una visión más contemporánea. Mi obra también lleva el amor, la sensibilidad y el humanismo que a diario entrego en las diferentes áreas de la institución.

«Hoy siento mayor compromiso con la Revolución, eso me obliga a dar lo mejor de mí y contribuir a una sociedad más justa», comenta esta tunera de 24 años, quien se traslada desde la localidad de Vivienda, en el municipio Majibacoa, hasta esta urbe para llegar a su puesto laboral.

«Trabajar en el sector de la Salud es muy complejo y más con el Adulto Mayor. En esta etapa que enfrentamos la Covid el cuidado debe ser más extremo con cada uno, ellos nos desvelan porque llegan a ser tan importantes como nuestra familia», subraya.

Marcada con la huella del líder cubano Fidel Castro, lleva presente su protagonismo y con ese ejemplo fomenta el mérito de ser hija de esta nación. «Fidel construyó una sociedad libre para todos y por el bien de todos, revivimos sus ideas y seguimos el concepto de Revolución para mantener cada uno de los logros alcanzados», enfatiza esta joven trabajadora, que siente necesaria la historia en defensa de la Patria y se reinventa para compartir sus conocimientos, visibles en los espacios martianos del territorio.

Jóvenes: importante fuerza en las comunidades

Tiene la virtud de no perder el dominio de sí mismo y en el complejo arte de dirigir y entenderse con los demás se convierte en un servidor público con liderazgo y alta responsabilidad. En la circunscripción número uno en el Reparto Aguilera, Omar Figueredo es ese joven, que en su labor de delegado del Poder Popular no defrauda la confianza de más de dos mil electores.

Omar Figueredo.

De ahí que es casual verlo en las calles del populoso barrio, en el municipio de Las Tunas, impulsando disímiles tareas de impacto económico y social, preocupado por la salud de los vecinos y los trabajadores de los centros laborales enclavados en la comunidad.

«Mi labor consiste en tramitar las inquietudes de mis electores y representarlos en la asamblea del Poder Popular. Resulté electo como candidato a delegado y electo en el cargo en el proceso del año 2017.

«Me enorgullece que mi comunidad reconozca mi labor, en la cual nos enfrentamos a proceso importantes como el enfrentamiento a la Covid y en los más recientes jornadas a la vacunación masiva con Abdala, siempre acompañado por el pueblo como pilar esencial.

«Lo más importante es el apoyo en la inmunización de la población con Abdala y es un orgullo sentirme parte de este proceso. Con lo hecho hasta el momento aún no estoy conforme me falta trabajar un poco más con los jóvenes, como paradigma de nuestro relevo y continuidad el mayor reto es resolver los problemas que aquejan a mi comunidad y lograr la unidad entre mis electores de mi demarcación

Como joven esta experiencia me ha dado la posibilidad de prepararme mucho más y de sentirme mejor ser humano. En esta labor se ponen de manifiesto valores como el humanismo y la solidaridad, como delegado me siento útil como servidor público», enfatiza este joven de 29 años integrante del Buró No Profesional de la Unión de Jóvenes Comunistas en la provincia.

Omar vela porque todo funcione de manera óptima y por estos días extiende sus jornadas de contacto con el pueblo marcadas por el distanciamiento social como parte de las acciones de vigilancia epidemiológica.

Estos jóvenes le ponen el corazón a sus historias comprometidas con el bien común, y dejan constancia del momento trascendental que viven como privilegio de las nuevas generaciones.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Luis Orlando Feria: he llorado la pérdida de un paciente

Edelmis Cruz Rodríguez

Alcides Vicente: mi barrio México y yo

Miguel Díaz Nápoles

Trabajo y sonrisas, manos y rostro de una mujer rural

Yenima Díaz Velázquez

Escribir Comentario