La buena vibra de Abdala ya está en mi barrio
(FOTO/Leydiana Leyva Romero)

La buena vibra de Abdala ya está en mi barrio

Las Tunas.- La esperanza de los cubanos ha estado mellada por la partida de seres queridos y cuando parecía perdida ante el disparo de los casos positivos a la Covid-19 en el territorio, llegan las dosis de Abdala a cada comunidad, entre ellas la mía, ubicada en el reparto Buena Vista de Las Tunas.

Que Abdala llegara al barrio era un sueño común, sobre el tema se podía escuchar en cualquier conversación, hasta los niños en sus juegos se asumían pacientes o enfermeros en el momento de la inyección.

En uno de los consultorios, donde tantas veces he sido atendida por un médico, hoy las personas acuden para recibir su primera dosis de esta vacuna, bien delante en la lista están los más longevos. Entre ellos Nelson Rodríguez Quintero, quien puso su brazo con total seguridad.

“Estoy feliz de ponerme la vacuna, por nuestro pueblo, todo gracias a la Revolución. Estoy al 100, después de esto soy capaz de abrir un surco en la tierra”, dijo un poco en broma y un poco en serio el veterano.

Elaina Estévez Torres tiene la misión de inyectar a una buena parte de los moradores de la comunidad que habito, sobre los protocolos a seguir para garantizar que Abdala llegue a todos de una forma segura, explicó que “la vacuna está en frío con la congelación adecuada, el bulbo que se utiliza está separado de los demás para evitar que el resto se exponga a los cambios de temperatura. Una vez que se prepara la dosis regresamos ese bulbo a la refrigeración”.

Una vez que cada persona recibe su dosis de la vacuna debe esperar una hora para controlar los posibles efectos secundarios. Durante este proceso conversé con Andrés Corrales Góngora, un señor de 65 años.

“Siento una gran satisfacción y no solo por recibirla yo, sino todo este personal. Al principio algunos rechazaban la vacuna, pero ahora todos quieren ser inyectados. Exhorto a todos los ya tengan alguna de las dosis a que cumplan el protocolo establecido, sabemos que surtirá efecto general cuando la mayoría esté inmunizada. No podemos confiarnos”.

Abdala está en los barrios cubanos y con ella toda la buena vibra de un país que ha apostado en la ciencia para hacer el bien.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Etecsa en Las Tunas, por la senda de la informatización

Leydiana Leyva Romero

Implementan en Las Tunas normas jurídicas para creación de mipymes

Ordey Díaz Escalona

Cooperativa majibacoense diversifica sus producciones

Adriana Barrera Santiesteban

Escribir Comentario