René Ramos, mártir del 30 de julio
René Ramos Latour. (FOTO/Internet)

René Ramos, mártir del 30 de julio

René Ramos es un nombre que se escucha de manera cotidiana en la ciudad de Las Tunas, por llamarse así una de sus avenidas principales, que limita por un lado el Consejo Popular Santo Domingo y termina en el puente del río Hórmigo.

La gente lo menciona mucho, al igual que en el nordeste de la vecina provincia de Holguín en el Oriente de Cuba, pues en Nicaro, la empresa niquelífera de ese poblado minero adoptó el glorioso nombre del mártir, después del triunfo de la Revolución.

Sin embargo, no todos conocen detalles de su relevante vida, que inició el 12 de mayo de 1932 en el poblado holguinero de Antilla, ubicado en uno de los extremos de la Bahía de Nipe.

Protestó contra el golpe de Estado de Fulgencio Batista, trabajó como contador en las minas de la planta de níquel de Nicaro, actual municipio de Mayarí, y organizó allí el “Movimiento 26 de Julio”, junto a su compañero Rafael Fausto Orejón Forment, asesinado durante las Pascuas Sangrientas.

Luego del asalto al Cuartel Moncada, se vinculó con Fidel Castro cumpliendo disímiles misiones: sustituyó a Frank País García -tras su muerte- en la jefatura de acción y sabotaje del Movimiento 26 de julio. Según fuentes históricas, con el nombre de guerra de Daniel, recorrió muchos lugares del país ejerciendo su labor conspirativa contra el régimen de Batista.

A su regreso a Santiago de Cuba, desempeñó una importante labor como organizador en la huelga general del 9 de abril de 1958, y dirigió el ataque al cuartel de Boniato. Después de fracasar ésta, y ante el peligro de su persecución, subió a la Sierra Maestra para luchar en el Ejército Rebelde. Allí se ganó los grados de comandante y fue designado al mando de la columna número 10, con la cual combatió en Santo Domingo.

Por orden de Fidel, se dirigió -con sus hombres y los que se le sumaron al morir el capitán Ramón Paz-  a El Jobal, en la Sierra Maestra, para intersectar a un contingente enemigo de las fuerzas de Ángel Sánchez Mosquera. Allí fue mortalmente herido, el 30 de julio de 1958, ya con el grado de comandante.

En la contienda participaban también el Comandante Pinares -Antonio Sánchez Díaz- y Fernando Vecino Alegret, quienes lo sacaron del terreno enemigo y trataron de devolverle la vida, sin embargo,  ya se le escapaba para siempre.

Acerca de la muerte de Daniel, el nombre guerrillero de René Ramos Latour, Fernando Vecino Alegret escribió: “El ejemplo de su vida entregada a nuestra grandiosa causa sería la herencia preciada que nos legaba y un alto estímulo para que siguiéramos firmes en la lucha, como juramos ante su cadáver”.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

El Tana del Che

Raudel Rodríguez Aguilar

El pediátrico de Las Tunas, un sello de modernidad a favor de la vida

Ordey Díaz Escalona

Los 99 años de la radio en Cuba

Escribir Comentario