Celia Sánchez, una mujer insustituible
Celia Sánchez.

Celia, sencillamente Celia

Acabo de leer que el 6 de mayo de 1961, en una terraza del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), fue Celia quien coordinó con Fidel que el pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín pudiera hacerle el primero de cuatro retratos al líder cubano. Vuelvo, entonces, a confirmar la silenciosa manera de esta mujer para estar en sitios inimaginados y dar a paso a lo fecundo, creador e imperecedero; así fue Celia toda su vida.

Por absoluto apego a la verdad, y por su costumbre de regalar juguetes a los niños pobres de Media Luna el Día de los Reyes Magos, la bautizaron como Celia Esther de los Desamparados, y hasta el día de hoy ese signo de bondad llega en historias disímiles que alimentan el imaginario popular.

A la mujer que parecía nutrirse de la naturaleza y despeñarse montaña abajo, cual cascada, hasta fructificar en la cima del Turquino, en la clandestinidad, en la guerrilla…en la Revolución; dedicamos estos minutos de sonidos, música, silencio y voz. Escuche, desde Tiempo21, este homenaje a quien pasó a la historia de Cuba como La Heroína de la Sierra y el Llano, la flor más autóctona o, sencillamente, Celia.

/mga/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Martí, vencedor de la muerte

Tania Ramirez

Primero de Mayo en la historia de Las Tunas

José Guillermo Montero Quesada

Girón, una victoria de todo un pueblo

Tania Ramirez

Escribir Comentario