Rogelio y sus manos que no conocen imposibles
Rogelio es fundador de la empresa de carpintería metálica Duralmet. (FOTO/De la autora)

Rogelio y sus manos que no conocen imposibles

Las Tunas.- Rogelio Rodríguez es mecánico del taller de mantenimiento de la empresa de carpintería metálica Duralmet. Ha desempeñado su labor tantos años que ya casi puede cerrar los ojos y adivinar dónde va cada pieza. Mientras trabaja converso con él, intento no desconcentrarlo y él responde a cada pregunta con total seguridad.

«Estoy maquinando una matriz para la fabricación de un troquel que se encargará de hacer bisagras. Este proceso lleva una serie de operaciones de maquinado, rectificado y tratamiento térmico, luego deberá colocarse en una prensa.

«Hay que hacerle el fresado de la matriz y el maquinado del punzón, que es el que hace el corte. Esto es un troquel complejo porque lleva unos punzones que hay que agregárselos para hacerles los tres agujeros que tiene la puerta para fijarla. Como nuestra fabricación es metálica esas bisagras se sujetan con remaches a la puerta.

«Queremos fabricar estas piezas (bisagras) para no tener que comprarlas porque ahora con el ordenamiento financiero la empresa no está en condiciones de comprarlas a Tecal, pues las venden demasiado caras».

Para que la fábrica tenga solvencia, como bien dice Rogelio, es necesario crear soluciones que eviten las importaciones.

«Nos vamos a dar a la tarea también de fabricar los manipuladores que cierran las ventanas y con el tiempo trataremos de fabricar los remaches. Si no es de esta forma no podemos tener ingresos en nuestra empresa».

Pero aún este mecánico no ve que su trabajo rinda los frutos soñados y espera que el salario se corresponda mejor con su calificación.

«Yo soy mecánico de taller, antes ganaba 500 y pico, ahora estoy en el orden de los dos mil 960 pesos, todavía no han pagado las utilidades porque es trimestral pero eso depende de si la empresa tiene solvencia.

«Los mecánicos de taller tenemos una alta calificación, antes estábamos en una escala superior al de los fresadores y torneros, actualmente un operario de excelencia está en el mismo orden salarial de otros trabajos menos complejos. Esperemos que el Ministerio de Trabajo lo tenga en cuenta».

Rogelio es fundador de la empresa de carpintería metálica Duralmet.  Sabe que de sus manos depende el accionar de esta fábrica y por eso trabaja. Pero también sueña con un poco más, con un mejor futuro para él y su industria, a la altura del sacrificio que día a día realizan los hombres y mujeres que allí laboran.

/mga/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Frank Enrique Romero: siempre estoy del lado de los que aman y fundan

Ordey Díaz Escalona

Belkis Almeida y su empeño perenne en producir

Yaidel Miguel Rodríguez Castro

Yanara Soriano Díaz: una puerta siempre abierta

Leydiana Leyva Romero

Escribir Comentario