A 25 años de una cruel infamia, la Ley Helms Burton

A 25 años de una cruel infamia

Las Tunas.-  Las cámaras de televisión y muchos ojos curiosos fueron testigos mudos de una gran infamia que ocupó los titulares de los medios de prensa de todo el mundo y que sentenciaba a muerte a un país, solo por atreverse a elegir su propio destino, sin la injerencia yanqui en sus tierras.

Era el 12 de marzo de 1996 y la mano del entonces presidente estadounidense Bill Clinton cedía ante las presiones de la ultraderecha anticubana de Miami y firmaba la Ley para la libertad y la solidaridad democrática cubana, impulsada por los senadores Jesse Helms y Dan Burton.

Por los apellidos de los autores se conoce a ese engendro jurídico que se mantiene vigente 25 años después, aunque no ha logrado su propósito mayúsculo de aniquilar la Revolución hecha por nuestros héroes y mártires e iniciada el 10 de octubre de 1868.

Es una ley ilegal e ilegítima, que recrudece el bloqueo impuesto por el gobierno de Washington desde el mismo triunfo de 1959 y que establece sanciones a empresas de terceros países que se atreven a invertir en la isla, en clara injerencia a sus relaciones comerciales y financieras.

La activación del título III de la Ley Helms Burton, en mayo de 2019, rompió con largos años de suspenso y el exgobernante Donald Trump insistió en el interés permanente de su gabinete de dar la estocada final a Cuba con el derrocamiento del gobierno revolucionario.

Un cuarto de siglo ha transcurrido desde la rúbrica de la injusta norma jurídica y el bloqueo se hace más intenso cada día, al punto de impedir hasta la entrada de algunos recursos necesarios para enfrentar a la Covid-19 y a otras enfermedades crónicas o contagiosas.

Pero, la vida sigue para los cubanos, desafiando a la naturaleza, a las adversidades y a los oscuros deseos de Jesse Helms y Dan Burton, William Clinton, Donald Trump y tantos otros políticos estadounidenses que han tragado buches de odio mientras este archipiélago se mantiene en pie.

Ahí están cinco candidatos vacunales para enfrentar al nuevo coronavirus, casi una veintena de laboratorios para hacer pruebas de PCR en tiempo real, hospitales, centros de aislamiento, ventiladores pulmonares hechos en Cuba y protocolos de tratamiento muy eficaces.

Ante leyes absurdas, un pueblo construye sueños y lucha con sus manos para alimentar a sus hijos, educar a las nuevas generaciones y sustituir importaciones, sin rendirse, como nos enseñó el Comandante en Jefe Fidel Castro:

«Ellos tienen que saber que aquí no queda nadie que no empuñe un arma y combata hasta el final, hasta una muerte verdaderamente gloriosa; lo inglorioso es poner el cuello para que el imperio lo corte. Ellos saben que eso no puede ocurrir y no ocurrirá jamás».

/mga/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Etecsa en Las Tunas, por la senda de la informatización

Leydiana Leyva Romero

Implementan en Las Tunas normas jurídicas para creación de mipymes

Ordey Díaz Escalona

Cooperativa majibacoense diversifica sus producciones

Adriana Barrera Santiesteban

Escribir Comentario