Nolberto Guevara: "En el Inder se reflejan el amor y la voluntad"
Nolberto Guevara. (FOTO/Del autor)

Nolberto Guevara: «En el Inder se reflejan el amor y la voluntad»

Este 23 de febrero se conmemora en toda Cuba el 60 aniversario de la fundación del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder). Aquella valiosa idea del Comandante en Jefe Fidel Castro ha demostrado con el paso del tiempo que no fue en vano lo que se pretendía con la creación de esta entidad.

Para Nolberto Guevara Martínez, que aunque no fue fundador lleva más de 50 años aportando sus conocimientos, la fundación del Inder fue un paso importante en el bienestar del pueblo.

“La creación de este instituto dio lugar a que, por ejemplo, la Educación Física se atendiera en los centros educacionales, que la recreación llegara a los barrios, a los lugares más apartados, a las diferentes comunidades, que los planes de la calle que se hacían en conjunto con otras organizaciones llamaran más la atención”.

Confirmó además Nolberto que en aquellos inicios las condiciones materiales para el trabajo no eran las más adecuadas. “Casi no habían  medios de enseñanzas, había que confeccionar muchos medios rústicos para poder trabajar, pero -si te digo algo- valía más la entrega, el sentido de pertenencia, el amor con que se entregaban aquellas personas para sacar adelante aquella magnífica idea de nuestro comandante”.

Igualmente, Nolberto Guevara ha sido -durante años- un abanderado del deporte en la provincia de Las Tunas. Aunque ya es trabajador jubilado de este organismo aún presta sus servicios, pues dirige a instancias provinciales el programa de relaciones y divulgación. “Todo lo que he sido y todo lo que he podido aportar a esta institución se lo debo al Inder  y a la Revolución”.

En audio:

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Arleti: el desafío de vencer al monstruo invisible

Miguel Díaz Nápoles

René Yasmanis y el compromiso de la juventud tunera

Naily Barrientos Matos

De Bartle a Belice, una hazaña laboral

Miguel Díaz Nápoles

Escribir Comentario